La semana pasada supe de la tan mentada alineación de planetas. Desde la terraza, mirando para el Oeste, pude ver a la Luna y a 4 estrellas brillantes. Dicen que eran Mercurio, Venus, Marte y Saturno.

Espectáculo sobrecogedor para algunos…noche linda para otros  ignorantes como yo.

No quiero adjudicarle a los astros y a sus ubicaciones voluntades que no tienen…pero desde hace unos días me invade una sensación extraña…como si estuviera repleta de un gran vacío.

Para que otros me entiendan dije que estaba cansada o de mal humor. Reales ambas cosas.

Me estoy tomando un tiempo para hacer un montón de cosas que me gustan. Amanecí con el sol, escuché linda música y salí a caminar. Estoy disfrutando de esta melancolía infinita que me provoca ahorrar palabras y regodearme en mis silencios.

Estoy poniéndome al día, limpiando cajones, tirando a la basura algunas agendas viejas, planeando viajes, riéndome de cosas simples, confiando en que quizás esta caravana estelar estuvo ahí para mi, simplemente para llamar mi atención sobre esos mismos encuentros que no necesitan que miremos al cielo para disfrutarlos.

María, mirando mi anillo invisible que tiene grabada la frase que me acompaña desde hace muchos años: esto también va a pasar…
Escuchar canción (Nada es para siempre)

Anuncios