Mi Tutu preguntó ‘tía, no te cansás de viajar?’. Me volvió a mirar y se contestó sola ‘ya veo que no…llegaste hace 10 días y te vas otra vez’.

Afortunadamente disfruto todo lo que hago…y viajar no es la excepción.

Una parte de mi, quizás la que corresponda a una abuela que nació en la Banda Oriental, se siente como en casa en Uruguay. Será porque los entiendo cuando hablan, o porque me gusta su música, o porque saludan con una sonrisa. o porque viven cada día mansamente, o quizás solo porque si.

Imposible ver una nube en el cielo. Caminé y recorrí las calles de Colonia con la sola compañía del sol. Esas calles que ya conozco de memoria, pero que me parecen recién estrenadas solo para mi. Seguí mi destino de fotografiar faroles, bancos y balcones. Y no me vengan con que son todos iguales…para cada uno es único…como los minutos.

El mediodía y el humo me llevaron a una de mis parrilas favoritas. No se como se llama, pero se que veo el río desde la terraza y eso es suficiente. Iba por la mitad de la porción del vacío cuando una melodía se me hizo familiar. Algo lo que me invade, todo viene de dentro.

Ojalá alguien pueda explicar racionalmente como es que sonó esa canción justo cuando estaba tomando una foto para el album ‘lugares donde deberías haber estado‘. Comprobé nuevamente que todavía no estoy lista para escuchar esa música que acciona un mecanismo que me provoca echar de menos.

Comparto la canción para que comprueben ustedes mismos que es una bellísima canción…que todavía no puedo escuchar sin querer estar en otro lado.

María, con ganas de seguir viajando.
Escuchar canción

Anuncios