Si la muerte llega solamente cuando alguien es olvidado…sepan que Zóser, Keops, Kefren, Micerinos no morirán nunca.

Dos millones de bloques de piedra apilados respetando los 52° que deberían tener los ángulos para que la construcción terminara siendo una pirámide perfecta. No encuentro ninguna palabra que se ajuste para definir lo que se siente estar parada a sus pies…mirando como desafían la soledad del desierto. Además de la famosa calima…las envuelve un halo de misterio y miles de preguntas. Hay explicaciones para todo…pero no deja de saberme raro pensar en un bloque cada dos minutos…durante 23 años…20 mil personas…para construir Keops.

La esfinge delante de Kefrén es otra cosa. Cabeza humana en cuerpo felino custodiando la gran construcción. Nariz rota a cañonazos simplemente por no entenderla. Qué mal los por los pueblos civilizados!!!!

Maria, viendo semejando monumento y la luna desde el hotel…

Anuncios