Dualidad Martes, May 18 2010 

El arte egipcio es simétrico en general. Para representar el todo siempre muestran algo doble, complementario. El Nilo divide el país en este y oeste, la vida y la muerte, Horus y Seth, Norte y Sur. Para los orientales es el yin y yang, para mi tatuaje…el día y la noche…la luna y el sol.

El cementerio de Cairo perfeccionó la idea. Originalmente, como todo cementerio, era poblado de muertos…hasta que la gente del interior del país empezó a venir a la capital…encontraron baratas las parcelas, compraron unos metros…y en vez de construir tumbas…construyeron casas y allí viven. Y se siguen enterrando sus muertos. Evidentemente nos falta bastante para tomar a la muerte de esa manera.

María, viendo antenas parabólicas en el cementerio…

Santo y seña Martes, May 18 2010 

Así como cuando nos dicen ‘Feliz cumpleaños’ contestamos ‘gracias’, hay ciertas frases hechas que tienen su contrapartida.

Cuando vacaciono fuera de Argentina, siempre llevo remeras que digan Argentina en algún lugar. No digo la camiseta de football…pero con algún bordado pequeño que indique mi nacionalidad…además del pasaporte y el acento.

En los países árabes, todos los hombres que leen el nombre del país, con una sonrisa dicen ‘Maradona’. Siempre, en todos los casos…sin excepción…hasta hace unos días en Cairo…a la salida de la mezquita. Un vendedor de monedas ofrecía sus productos a 5 Euros. Sabía que eso era mucho…no quería regatear…pero quería las monedas. Me miró, leyó Argentina en la remera y me dijo ‘Susana Gimenez!!!’. Dentro de un viaje donde todo es subrealista, escuchar ese nombre me pareció que se salía de todo tipo calificativo. No pagué los 5 Euros…me dijo 2 y acepté…que conozca a Susana vale la diferencia.

María, sabiendo que a Susana es conocida hasta en Egipto… 🙂

Y por fin las pirámides… Martes, May 18 2010 


Si la muerte llega solamente cuando alguien es olvidado…sepan que Zóser, Keops, Kefren, Micerinos no morirán nunca.

Dos millones de bloques de piedra apilados respetando los 52° que deberían tener los ángulos para que la construcción terminara siendo una pirámide perfecta. No encuentro ninguna palabra que se ajuste para definir lo que se siente estar parada a sus pies…mirando como desafían la soledad del desierto. Además de la famosa calima…las envuelve un halo de misterio y miles de preguntas. Hay explicaciones para todo…pero no deja de saberme raro pensar en un bloque cada dos minutos…durante 23 años…20 mil personas…para construir Keops.

La esfinge delante de Kefrén es otra cosa. Cabeza humana en cuerpo felino custodiando la gran construcción. Nariz rota a cañonazos simplemente por no entenderla. Qué mal los por los pueblos civilizados!!!!

Maria, viendo semejando monumento y la luna desde el hotel…

El precio justo Martes, May 18 2010 

Alguno recordarán aquel programa de TV en que se mostraba un producto, los participantes estimaban su valor y ganaba quien más se acercaba al precio real.

Eso no tendría sentido en ningún mercado de Egipto. TODO arranca costando 1 Euro y termina valiendo lo que acuerdan vendedor y comprador. No podemos decir que se paga el precio justo…nunca supimos cual es el valor real de las cosas…se paga lo acordado y punto.

Afortunadamente no me agradan las compras…así que cuando alguien se acerca simplemente miro para otro lado o digo ‘shukran’ (gracias)…tal como aprendí al visitar Marruecos.

María, negándome a regatear…no es lo mío…

Kom Ombo Martes, May 18 2010 

Se que es injusto…pero tantos templos y tantos madrugones le empezaron a quitar entusiasmo a las visitas.

Creo que Mohamed, el guía era el único que tenía ganas de seguir. El calor, el cansancio y la cantidad de gente hicieron que me perdiera la mitad de la charla. Solo recuerdo que está dedicado a los dioses Horus y Sobek (halcón y cocodrilo).

En el fondo el Nilómetro…pozo para medir la altura del Nilo para determinar los impuestos que deberían pagar.

Vimos un calendario de aquella época. Año dividido en 12 meses de 30 días cada uno, meses de tres semanas de 10 días. Como nota curiosa, el guía dijo que cada mes recibía un nombre diferente. No me animé a acotar…pero…¿qué sentido tendría dividir un año en 12 meses…y llamarlos igual? 12 Eneros o 12 Febreros no demostraría habilidad para medir el tiempo…bah…me parece.

Este tiempo de viaje no se puede medir con ese calendario ni con el que usamos en casa. No sabemos cuando fue ayer ni antes de ayer. Coincidimos todos cuando decimos: el día que se enfermó Manu, o la noche en que no durmió Irene, o la noche en que Tutankamón llamó a Agustín a tener charlas privadas al baño…cada media hora.

Eso y otros encantos tienen estos viajes a Egipto…es un tiempo mágico para ver lugares maravillosos…rodeada de gente estupenda.

María, disfrutando del viaje…

Edfu Martes, May 18 2010 

A esta altura creo que el templo Edfu fue mi favorito. Su fachada de 36 metros de alto por 72 de ancho, cuenta la historia de Horus y Seth.

Es el templo del dios alcón Horus.

María, ordenando fotos…recordando historias…

Luxor y Karnak Martes, May 18 2010 


Después de haber estado asoleándome por el Nilo, llegamos a los templos de Luxor y Karnak…unidos por 3 (tres) kilómetros de una avenida con esfinges con cabezas humanas. Construídos para Amon. Abundan las elevadas columnas.

A la puerta de Luxor un obelisco…compañero del que está en París…y en Karnak tres: dos elevados y uno caído.

María, producto del sol y el jetlag…por momentos no encontraba diferencias entre ambos…

De templos y valles (Parte II) Martes, May 18 2010 

Así como en las primeras dinastías se construían las pirámides como monumento mortuorio, el paso del tiempo trajo una novedad: tumbas en la montaña. Gráficamente sería elegir una montaña de roca, ahuecarla y prepararla como cámara mortuoria.

A diferencia de las pirámides, desde afuera lucen como simples montañas y el verdadero objetivo está por dentro. La idea era que su localización fuera secreta. La gente que trabajaba en su construcción era aislada junto a su familia para evitar el riesgo de que divulgaran la localización de las mismas.

No se pueden tomar fotos…y tampoco entré en las más profundas…la claustrofobia me dejó sólo en las amplias y en las que mirando para atrás se pudiera ver la salida. Muy bonita la de Ramsés IX. Hace relativamente poco se encontró la de Tutankamón…pero no daba para entrar…todos los tesoros están en el museo del Cairo.

Pese a la cantidad de tesoros encontrados, en ese momento sentí que lo más valioso es la escasa sombra. Todos amontonados en el pequeño lugar donde el sol no pega de lleno.

María, empezando a tener color a Egipto

De templos y valles (Parte I) Martes, May 18 2010 


Resulta frustrante haber tomado decenas de fotos para poder compartirlas luego y ninguna logre acercarse siquiera a demostrar lo imponente de las construcciones. En este caso la fachada de Medinet Habu, templo funerario de Ramsés III. (No me pregunten años…bastante con recordar los nombres…si quieren exactitud…consigo el número de teléfono de Mohamed el guía y le preguntan a él).

Si tienen suerte y buena vista, pueden ver al faraón castigando prisioneros a la vista de su dios Amón (el que tiene disco solar en la cabeza).

Es notable la nitidez de las paredes. Hay una escena que me pareció genial…pero en la foto no se aprecia el detalle de un montón de manos amontonadas y una fila de prisioneros sin ellas…como demostración de haber aplicado justicia.


El sol ya rajaba la tierra y creo que todavía no eran ni las 9.00 am. Casi recién llegada, pagué medio Euro por tomar la foto de este simpático caballero.

María, agobiada por el calor de las 9.00…cubierta de protector solar…

Los Colosos de Memnón Martes, May 18 2010 


Así como cuando viajamos a Bariloche y empezamos a tomar fotos 100 km antes…cuando vemos los primeros copos de nieve…al ver estos colosos dan ganas de empezar a tomar fotos desde todos los ángulos. Son 2 estatuas de piedra del faraón Amenofis III, Neb-Maat-Ra Amen-Hotep para los amigos. El templo ya no está…sólo queda la imponencia de sus custodios.

Cuentan que un terremoto fisuró las enormes figuras, permitiendo al viento filtrarse y producir una especie de canto de silbidos. Los griegos creyeron reconocer en ellos la voz de Memnón, un héroe de la guerra de Troya y en su honor los bautizaron.

Luego los restauraron…quitando las fisuras…privándonos del placer de oír esos sonidos.

María, viendo un montón de fotos repetidas de los colosos…