Cuando me enteré de la muerte del director Raúl de la Torre vino a mi memoria uno de los momentos en los que sentí mayor vergüenza.

Durante varios años supe trabajar en la localidad de Zárate. Iba y venía todos los días en un micro de media distancia que casi se podría definir como charter. El 90% de los pasajeros éramos los mismos a diario. El señor Raúl de la Torre era uno de esos habitués. Ambos subíamos en la terminal de Zárate y en general bajábamos en Coronel Díaz y Santa Fé. Siempre fue muy correcto y educado…creo que todos sabíamos quien era…pero nadie nunca dijo nada.

Un Miércoles de no se qué mes ni año, una compañera habitual de viaje, me preguntó si, aprovechando el día de precios populares, iba a ir al cine. Le dije que no, que iba a terminar cansada y que posiblemente vería alguna película en la tele y nada más. Cómo para ayudarme en la tarea de elegir programa, me prestó el suplemento espectáculos del diario y me dijo ‘fijate que dan hoy en la tele y avisame si pasan una buena película a las 22.00’. Empecé a leerle la grilla de programación. Era algo así como:
– América: programa periodístico
– Canal 9: show musical
– Telefe: cine de super acción
– Canal 13: poliladrón
….
– Volver: ciclo las peores películas del cine nacional: Pubis angelical.

Yo sabía que el director era nuestro compañero de viaje. Por mi tono, él sabía que yo sabía. Por intuición, yo sabía que él sabía que yo sabía. Devolví el diario, cerré los ojos como esperando que eso me hiciera invisible y empecé a pensar maneras de salir de la situación. Pensé en bajarme en ese momento, pero estábamos en la ruta. Se me ocurrió bajarme en Campana y tomarme el ‘común’…el que para en todas y tarda 3 horas. Sentí que la tierra había dejado de girar y el tiempo se había detenido solamente para que yo siguiera sintiendo el rubor en mis mejillas eternamente.

Descendí en Puente Saavedra, me tomé un taxi y a partir de ese día cambié empecé a tomar otro colectivo.

Cada tanto veía alguna de sus obras y me acordaba de aquella situación. Siempre supe que el supo que yo no pensaba que era la peor película del cine nacional y que el título de ciclo no significaba nada.

Para el que no conozca su obra, le recomiendo Sola, Crónica de una señora, Funes, un gran amor, Color escondido y El infierno tan temido. Muy buenas pelis todas.

María, volviendo a ponerme colorada
P/D. Mis condolencias a la familia del caballero…un gran artista…

Escuchar canción

Anuncios