Los que miramos al cielo antes de salir ya sabíamos que la noche pintaba increíble. Una gran luna blanca justo sobre el Alto Palermo…a la altura de Arelanes y un par de estrellas en la esquina de Austria.

Pasaje Bollini 2281. La dama de Bollini. A las 22.00 show de Marisol Otero.

Jazz puro en un ambiente íntimo…acompañada por piano y parches. Invitados que sumaban su talento y la voz de quien los convocó poniendo el toque casi íntimo a la cuestión. Mientras cantaba una bella canción y recordaba El mago de Oz, un flaco logró hipnotizarme con el manejo maravilloso de una esfera de cristal transparente. No pidía dejar de mirarla…parecía una gran burbuja de jabón que le recorría el cuerpo, saltaba de una mano a la otra y destellaba magia.

La segunda parte tuvo clásicos en español y portugués con algunos invitados otra vez. Daba la sensación que Marisol se estaba dando el gusto de cantar lo que tenía ganas…sus canciones favoritas…las que aprendió de chica…las que nos gustan a muchos.

A eso de la 1.00 salí a la calle…ya no estaba la luna en el cielo…pero la música flotaba en el aire y se la noche se seguía sintiendo perfecta.

María, disfrutando de una buena vida…

Anuncios