De mis épocas mozas recuerdo algunas leyendas que explican el origen de tal o cual nombre de flores y animales.

La que vino a mi mente ayer, viendo una obra de teatro, es la leyenda del mburucuyá o pasionaria. Dicen que un yaguareté perseguía a una niña cuando un sacerdote se cruzó para llamar la atención del animal, salvando la vida de la niña. La sangre derramada regó el suelo donde después brotó una flor que recuerda lo bello que es sufrir por los demás.

Anoche fui a la última función de la segunda temporada de Pasionaria, obra magníficamente protagonizada por Flor Dyszel. La protagonista es una mujer de la cual nunca escuché el nombre…de aquí en más llamada ‘la mujer’. Por momentos aparecía el muchacho del delivery de la heladería…pero nunca supe si era real o producto de su fantasía…o ambas cosas.

El hecho es que durante el transcurso de la obra vimos a la mujer hablando por teléfono con un ex…al que aparentemente quería…y por el que sufría con más intensidad de lo que podría llegar a amar.

En un momento le pregunta al chico del delivery: sabés qué quiere decir ‘I love you’. Ante la negativa…la mujer le da una definición que, me parece, resume el espíritu de la obra. Me disculpo con Lucía Moller, autora de la pieza, por mi mala memoria…la frase exacta no me la acuerdo…pero la definición es algo así como ‘si no estás conmigo no puedo vivir’. Si, si, lo que leemos en alguna remera, la frase de todos los clásicos del cine norteamericano, lo que la mayoría de nosotros traduce como una demostración de amor, para esta mujer en ese momento el sentimiento conlleva algo bastante lejano a la felicidad.

Y así transcurre la obra, con una mujer al borde de todas las emociones, rodeada de objetos que le recuerdan, con dolor, el amor.

Primera vez que veía en escena a Flor Diszel. Una grata sorpresa.

Recomendaría la obra, pero la temporada terminó ayer. Espero que haya una tercera y les paso el dato. Hay que ir!!!!!

María, con ganas de helado de frutilla, limón y crema del cielo… 🙂

Escuchar canción

Anuncios