Esos eran mis planes: desayunar en Colonia mirando el río…caminar por las calles de piedras…andar en bici…vivir un día a la antigua y volver.

Parece que mucha gente pensó lo mismo…no había pasajes. Hice lo más lógico en estos casos: desayuné mirando al río…de este lado del río…y saqué entradas para ver Tres deseos…película que transcurre integramente en Colonia.

Fui a los cines Gaumont. El costo de la entrada ya me anticipó que era una función especial: $6. Mirando a mi alrededor entendí todo…había caído en la función para jubilados. Ojo, ellos pagan $3…pocos como yo pagamos $6.

A medida que pasaban los minutos me fui sintiendo en el pueblito detenido en el tiempo y en esas 3 historias de seres en crisis.

Florencia Raggi, Julieta Cardinali y Antonio Birabent contando esa historia de manera impecable. Una aparición de Willy Lemos que me tomó de sorpresa y quizás por eso la disfruté doblemente.

El final, con la suelta de esos globos de tela con un mechero que calienta el aire haciendo que se eleven y de fondo una canción preciosa en francés compuesta por
Ivan Wyszogrod e interpretada magistralmente por Divina Gloria…fue el broche perfecto para el final de un fin de semana que me pareció largo…

María, terminando de disfrutar un finde con sabor a largo… 😉
P/D. Colonia queda para la semana

Anuncios