La historia empezó hace como 3 semanas. Una molestia en el oído izquierdo me llevó al consulorio de un otorrinolaringólogo. Compartía edificio con unas fonoaudiólogas. Casi pido turno para mis sobrinos: un ‘zetozo’, otro fanático de ‘Dived’ y una pequeña que usa medias ‘gojas’. Pese a esas licencias fonéticas, los entendemos perfectamente…y se entienen entre ellos…y si…la familia es la familia.

Después de escuchar gritar a un niñito como si lo estuvieran tatuando, me tocó el turno a mi. Me revisó ambos oídos y me dio la buena noticia: no tenés nada…todo está perfecto.

Todo bien, pero…y mi dolor de oídos? Me dió una pastillita medio verde y me dijo que durmiera temprano…que se me iba a pasar. Cancelé los compromisos y me fui a casa…esperando que semejante sacrificio sirviera. Al día siguiente el dolor volvió…y duró toda la tarde.

Nueva consulta. Cuestión que al parecer muerdo por las noches. Ojo, no ando mordiendo humanos…solo aprieto las mandíbulas y las muevo lateralmente, provocando esa inflamación en la articulación y el consiguiente dolor que reportaba. Esta enfermedad se llama bruxismo.

Y ahí nomás me entero que hay una especialidad de la medicina que trata eso, y que el primer turno disponible que tiene el facultativo dedicado a la patología es el 24 de Noviembre a las 10.45. No quiero ser negativa, pero no me imagino 45 días así…encima por momentos escucho un zumbido…y en otros no escucho nada de nada.

El Viernes fui a una guardia para ver si algún iluminado se daba cuenta que era otra cosa. Cuestión que en menos de 30 segundos me había hecho abrir la boca, estiró en dedo índice e hizo presión en ESE lugar que me hizo ver las estrellas. Está justo detrás de las muelas del juicio, al final de la mendíbula.

El diagnóstico es un miorelajante durante un par de semanas, placas seriadas y luego de las 2 semanas me van a tomar las medidas para hacereme las placas de descanso.

Ya me han regalado un mordillo de bebé y un protector bucal de los que usan en hockey. No los usé…simplemente trato de dejar la boca abierta lo más que puedo sin babear…evitando que me entre alguna mosca.

Creo fervientemente en las terapias alternativas. Prendí unas velas, atenué las luces, me preparé un té de manzanilla, puse música suave de fondo, entré a facebook y me uní a los grupos ‘Yo también tengo bruxismo’ Y ‘La enfermadad de moda: bruxismo’

María, precisando vacaciones…
P/D. No llamen más allá de las 22.00…a esa hora me empastillo y no respondo por mis diálogos…
P/D2. Pensar que cuando vivía en el campo, si alguien hacía eso con los dientes el diagnóstico indicaba que necesitaba ser desparacitado…

Anuncios