Tan mentados como los Sea Monkeys…pero evidentemente lejos del círculo social donde me muevo…nunca me había cruzado con un oficialista. Me refiero a un sujeto, masculino o feminino, que en el 2003 y el 2007 haya votado por integrantes de la ya famosa pareja presidencial.

Confieso que de haber habido segunda vuelta en el 2003 seguramente hubiese votado al hombre del sur…pero el arrepentimiento de ‘alguien’ me ahorró el trámite.

Mi mañana venía ajetreada así que arranqué temprano subiendo a un taxi. Sin ganas de hablar como todos los Martes (y el resto de los días de la semana), sólo saludé y di la dirección de destino.

Afortunadamente la radio llenaba el vacío que algunos taximetristas desean llenar con charlas sobre el tiempo.

No presté atención a las noticias del día hasta que el conductor apagó la radio indignadísimo. Sin que preguntara nada dijo ‘pobre mujer…las cosas que le hacen…no se bancan que sea presidenta y le hacen todo el contra…inventaron lo de la gripe A…inventan las peleas…inventan todo. Ojalá otros países tengan presidentes como esta gente. Se van a arrepentir cuando no estén’. Creánme que el señor no parecía bajo el efecto de ningún alucinógeno. O era Alfredo Alcón componiendo su papel más logrado o de verdad era una persona conforme con el rumbo del gobierno de los últimos años.

Pasaron unas cuadras y me bajé. Casi le pregunto el nombre como para citarlo en una conversación casual. Me gustaría decir que conozco a alguien que los votó y los quiere seguir votando.

Aclaro que no voté a la señora pero no quiero que se vaya ni un minuto antes de lo que marca la ley…y si se atenta contra las instituciones allí estaré manifestándome a favor…pero tampoco tanto como el compañero taxista…

María, tratando de encontrar ahora alguien que haya votado por reelección en el ’95.

Anuncios