La primera vez que escuché la canción Olvidarte, entré a Google para ver de quien era la voz que me había impactado. Desde ese momento intento seguir la carrera de esta malagueña que está por 2 (dos) días en el teatro El Nacional. Hablo de Pasión Vega.

Soy afortunada, eso ya lo he dicho muchas veces: casi todas las localidades vendidas…y conseguí fila 4!!!!!! Un placer para todos los sentidos…

La fila 5 era la de invitados…la fila VIP se podría decir. Mis conocimientos faranduleros solo me permitieron detectar a Teté Coustarot (el apellido está de más…decía Teté y todos sabían de quien hablaba) y Marcelo de Bellis, señalado por una muchacha de la fila de al lado. Conclusión…qué linda mujer Teté…y qué elegante. Alguien dijo que iba a venir Roviralta y ahí mismo sentí que VIP no era lo que yo pensaba.

Arrancó con blanco y negro en el vestuario, las luces y la escenografía. El factor sorpresa era fundamental para mi, nunca la había visto en vivo, desconocía el tipo de show que hacía.

Se me ocurrieron un par de canciones con las que podría, o deseaba yo que lo hiciera, empezar. Empezó casi susurrando Ya ves, el día no amanece, “Polaco” Goyeneche, cantame un tango más. Ya vez, la noche se hace larga, tu vida tiene un karma, cantar, siempre cantar.. Hay que ser valiente para abrir un show en Buenos Aires con un tango. Bueno, siguió con la valentía…me deleitó una deliciosa versión de Nostalgia, demostró la actualidad de Cambalache y se animó a un Cuesta abajo.

Después apareció con su mantón y confundió a Malena con la Lirio, demostrando la universalidad, o globalización, de las buenas canciones.

Ni les cuento cuando se adueñó del escenario por un ratito la orquesta de Alejandro Terán. Así nomás, sin decir agua va, se mandan con En esta tarde gris y Volver.

Por si eso fuera poco, se insinúa en la canción latinoamericana nuevamente con una Fina Estampa. No se si antes o después de eso, anunció una canción de Homero Y Virgilio Exposito y apareció con Vete de mi.

Si bien podría ser definida como cantante, definitivamente Pasión tiene una raíz coplera y lo demuestra, además de cantando, diciendo y sintiendo las canciones. Se le corrió el rimmel con lágrimas que percibimos sinceras.

Y como si fuera poco, una de mis canciones favoritas, nombre de su último disco: Gracias a la vida. Y ahí las lágrimas escapadas fueron las mías…como cada vez que escucho la letra.

Cuando sentía que me merecía escuchar Olvidarte, canción por la cual la conocí hace unos cuantos años, se aparece con LA canción que siempre sentí definió la relación con mi Tutu: Poquita cosa. No se puede escribir y cantar y escuchar semejante canción sin que el corazón lata más rápida. Y para reponernos, Lucía…de Serrat.
Y casi sin respiro Ojos verdes, María se bebe las calles, Malagueña y quien sabe cuantas más que ya olvidé.

El telón se bajaba, olor a despedida y, corriendo el riesgo de ser acusados de privar de la libertad a la cantante, la obligamos a seguir un rato más. Y siguió un poco más. Ya era Domingo y nosotros ahí…insaciables.

Mañana está nuevamente en la ciudad. Voy a estudiar el presupuesto del mes. Recién empieza Mayo…vamos a ver si puedo ahorrar en otra cosa para poder ir nuevamente a pasar 2 horas disfrutando del arte de esa señora.

Tomé un par de fotos, siempre sin flash por respeto, de ahí la mala calidad de las tomas. Mucha gente de al lado usaba el flash…pero yo no pude…tampoco es cuestión de encandilar a la cantante, no?

Les dejo una de mis canciones favoritas, aparte de Olvidarte, que no la cantó. 🙂

María, con ganas de más…

Escuchar canción

De 20090502_Pasion_Vega
Anuncios