Y bueh…todo se termina…hasta el largo viaje.

La espera en Barajas fue la más larga. Afortunadamente me crucé con Amalia, una joven estudiante de medicina oriunda de Reconquista que vive actualmente en Rosario y charlamos un rato esperando a que el avión despegara. Ella había estado en España y Reino Unido. Nos contamos el viaje…coincidimos en que fueron grandes vacaciones.

Recuerdo un momento del vuelo donde me preguntaron si quería carne o pasta. Elegí pasta, pedí agua, terminé de comer, me tapé y llegamos a Ezeiza. Detalle más, detalle menos, ese fue el regreso.

Eran las 6.00 am cuando entré a la oficina…con hambre de mediodía para mi. En el camino ejecuté los 2 sandwiches que había comprado para más tarde. Técnicamente ya era más tarde…había pasado como media hora desde que los compré.

En la oficina no había nadie, aproveché para ponerme ropa limpia en el baño, leer los e-mails de las últimas 3 semanas y ver el amanecer en el río.

Y ya estoy acá de nuevo…fui al teatro, vi amigos, nació Sol, hija de Tory, mi Tutu sacó un 1 en Contabilidad, no la suspendieron luego del botellazo, fui otra vez al teatro, en fin…rutina…

María, fin del viaje…averiguando precios de pasajes en tren desde Moscú a Pekín…esas son las siguientes vacaciones…:)

Escuchar canción

Anuncios