Dicen que todos los caminos conducen a Roma…en este caso EasyJet conduce a Roma…jejeje.

Una lástima que compañías como esas no existan por estos lares, sino, seguramente tendría la tarjeta de ‘Pasajero frecuente’.

Un par de asientos delante venía una especie de Brujito Maya muy pero muy borracho, con una pierna lastimada…como si lo hubiese pisado un auto y así como estaba se subió al avión. Cada 3 ó 4 minutos se cambiaba de posición…seguramente el dolor lo estaba matando. No usaba ropa interior. Y no es que haya adquirido visión de rayos X o que el señor De la Nata me haya prestado los transnudens, (comentario para pocos)…es que se le salían los pantalones cada vez que se movía. Todos los asientos de la fila se fueron desocupando. La gente prefería viajar en el tren de aterrizaje antes que al lado suyo. Le pidieron que dejara de beber y entregó la lata de cerveza. Esto va para los que esta semana dijeron que en el único lugar donde dejan subir a una persona bebida es acá. Señores, pasa en todos lados.

Apenas alcanzamos la altura crucero, la tripulación empezó a ofrecer café, bebidas, brownies, muffins y paninis a viva voz. Incluso recomendaban los sandwiches de chorizo. Eran las 9.00 am y alguno le entró a un choripán en vuelo. Nada de eso estaba incluído en el servicio. Debíamos abonar por todo. Yo tomé un chocolate bien rico y un brownie.

Después pasaron vendiendo perfumes y golosinas importadas para terminar con billetes de lotería tipo raspadita a 1 Euro. Todo lo que hay que hacer para recaudar cuando los boletos son baratos, no?

María, por una compañía <span style=”font-style:italic;”>low cost</span> en Argentina YA!!!
P/D. Conocemos infinitas canciones italianas…pero me parece que a ésta la conocemos todos…
Escuchar canción

Anuncios