Al final era mentira el dicho…fui a Sevilla y aún conservo todas las sillas.

Un tren de esos que parece que no tocaran la tierra me llevó a la tierra andaluza. No coincidimos con mi amiga Majo…no salí fascinada de la ciudad. La sentí ‘vacía’. Me dejó la idea que en las expos (1929 y 2006) todo esos lugares seguramente hubiesen estado ocupados…pero ahora se huele a abandono.

Quedé maravillada con la Plaza España, que están remodelando…con el Palacio San Telmo, que también están remodelando…con unas calles de Triana, que están reparando. En fin, vi más excavadoras que colectivos y más empleados de la construcción que ‘civiles’. Todo las obras estarán terminadas para el siguiente viaje…así que tendré que volver…jejeje.

El Guadalquivir me regaló una postal de azahares que no veía desde que me vine de Esquina. Almorcé mirando el río, con la sola compañía de algunas palomas que se hicieron una panzada con las migas de mi sandwich.

No se si era por una cuestión de ahorro, pero rara vez alguna persona con la que hablaba completaba las palabras…medio que las cortaba guardando las ‘s’ y las ‘r’ para algún momento de necesidad. Un caballero me preguntó a qué ciudad de Argentina se parecía Sevilla. Dije ‘Rosario’ simplemente por no decir ‘a ninguna’ y parecer mala onda. El señor me dijo: no, no esa no…mienta más…mienta más. La pucha, se dio cuenta que miento – pensé. Luego me di cuenta que era su manera de decirme ‘diga otra, diga otra’. Recordó él finalmente algo que le habían dicho y acotó ‘a Mendoza se parece’. Carezco del talento necesario para encontrar parecidos…pero creo que se parecen lo mismo que Ivo Cutzarida a Richard Gere…o Divina Gloria a Madona…

María, imposible no recordar una de las canciones favoritas de mi madre…

Escuchar canción

De 20090323_Sevilla
Anuncios