Después de haber recorrido las calles y museos madrileños, el olor a chocolate con churros me llevó hasta Atocha y de ahí un tren a Toledo.

Cuanta razón tenía mi amiga Marian…Toledo no debería faltar de ningún recorrido turístico. Es el lugar que me gustaría apareciera en cada uno de mis sueños para despertarme tranquila y contenta.

Recorrí las calles angostitas por donde no pasan autos y después subí a uno de esos trenes que circulan por las avenidas. Recorrer la que otrora fuera capital de España viendo el atardecer sobre el Tajo reconfortan a cualquiera.

Les dejo una foto como muestra de ese viaje…lo demás queda en mi memoria.

María, deseando soñar con la plaza de Toledo con sabor a mazapán…

De 20090322_Toledo
Anuncios