Ya sabemos que vivo en el mundo de la gente que sólo viaja con equipaje de mano. Oportunamente, alguien que no voy a nombrar, se tomó a broma el hecho de que viajara con una lupa en la mochila.

Tontamente le hice caso y la dejé en casa. Las velas y la linterna si traje.

Ayer, dormida, toqué ‘algo’ del reloj…algunas de sus 4 (cuatro) perillas que no se para qué servían. Intenté corregir…pero no me salió.

Ahora hace un piiip cada hora, tiene una alarma a las 11.00…no me dice la fecha en la que estoy y no alcanzo a leer las letritas pequeñitas de al lado de los botones!!!!

Majo, es tu obligación moral…el Lunes 13/04 pasás a retirarlo, lo ponés en hora, quitás la alarma y volvemos a ser amigas como siempre.

Y acá estoy…en Londres. Sin saber nada de nada…llegué a mi hotal. Cambié Euros por Libras, tomé un tren a la estación Victoria, luego compré cordones porque no traje de repuesto, tomé el ‘Underground’, conseguí un mapa y lleguá al Hotel.

El día está lindo…algo fresco…pero no llueve ni hay niebla.

María, caminando por Piccadilly Circus

Anuncios