Sigo improvisando…amanecí temprano y tomé un tren a Firenze. Viaje cortito…en poco más de una hora ya estaba en la estación. Pagué €1 por un mapa, compré una botella de agua y armé mentalmente el recorrido que deseaba hacer.

Arranqué por el Pontevecchio…que se vio con sol solo para que yo pudiera tomar una buena foto y se puso nublado de nuevo.

Alguien tiene una cámara capaz de tomar en una sola foto la Piazza del Duomo??? Es increíblemente enorme!!!!!!!

Cada lugar es para quedarse y escribir la historia de una vida.

No siendo mi objetivo las compras, pasé de largo por los locales de Salvatore Ferragamo, Gucci y demás que estaban liquidando.

Nuevamente el tren que me trajo a Venezia. Salí de la estación Santa Lucía sintiéndome en un cuadro. No me quería ir de ese lugar…y no es que ya no pudiera caminar, eh? Simplemente quería ver las luces sobre el gran canal y las lucecitas en las calles angostas. Para mi sorpresa, mi hotel estaba a 25 metros de allí, por lo que tengo buene vista garantizada.

La comida fue sencilla: ravioles a la bolognesa, capuccino con tarta de limón y agua sin gas.

Prendí la tele después de muchos días. Estaban dando un programa donde algún ‘famoso’ presenta a un desconocido con talento y juntos hacen algo. Luego el público vota y elige quien se queda y quien se va. Les recuerda a algo? Al menos es corto…al final del programa se tiene un ganador. No se quien fue…aunque me inclino por una pareja que cantó una bellísima canción italiana que no recuerdo el nombre.

Voy a ver si consigo lavandería.

María. arrivederci…

Anuncios