Ya todos sabemos que anoche la Luna estuvo más cerca de lo que volverá a estar en los próximos 15 años. Algunos pensarán que falta un montón de tiempo…déjenme decirles que están equivocados…15 años pasan en un abrir y cerrar de ojos.

Hace 15 años corrí en un taxi al Centro Gallego de Buenos Aires, subí escaleras y caminé por laberínticos pasillos sabiendo que no me iba a perder y que algo me indicaba por donde era el camino. Miré el reloj…eran las 6.35 y sentí un llanto de bebé que siempre supe era de mi Tutu. Qué pulmones!!!! Y cuanto pelo!!! Tenía hasta en la frente…y patillas…jejeje…capaz eran para hacer juego con la nefasto clase política de la época. La tuve en brazos desde ese día. La asomé por la ventana para que viera el pasacalles que le había hecho colgar dándole la bienvenida, le di mi dedo y se agarró de él. Podrán pensar que la quiero desde ese día…pero ella sabe que mi amor empezó desde que era una bolita en la panza de mami. Sin querer competir, desde hace un tiempo sostiene que su afecto empezó antes…dice quererme antes de saber todos que ella estaba en la panza de mami. Está aún en discusión esa teoría…pero no da para discutir.

La desperté con un ramo de flores, compartimos el desayuno, pidió un deseo y sopló una velita. La fiesta oficial será mañana…pero EL día es hoy.

Me avisó que así como quedó atrás la niñez, también dejó en ese lugar el gusto por las margaritas…ahora prefiere jazmines. Me lo dijo después de recibir el ramo de margaritas… 😉

María, afortunadamente entra las cosas que quiere cambiar no está mi manera de llamarla…quiere seguir siendo mi Tutu.

Primer foto de mi Tutu

Anuncios