Tal es el título de la obra que fui a ver hace un rato en el marco de Teatrísimo. La noté algo larga…pero pudo haber sido una sensación. Un trabajo agotador de Gastón Pauls…pocos respiros…su personaje habla casi toda la obra. Solo de a ratos era interrumpido por unos personajes interpretados por Nicolás Scarpino en el día de su cumpleaños.

Conmovedora la carta de esos 2 muchachos africanos que viajan a Europa colados en el tren de aterrizaje de un avión.

Como siempre, los textos dichos sobre un escenario me dejan pensando: 2 está tan lejos de infinito como 10 o más vale pájaro en mano que 100 volando desataron una especie de tormenta de ideas que terminan en esta medianoche donde me asalta la idea de no conformarse. No se si infinito está tan inalcanzable como dicen…permítanme la locura de pensar que un paso me acerca más, y no quiero tener un pájaro atrapado en mi mano…¿hay algo más lindo y poético que ver una formación de 100 pájaros volando sobre mi?

Ahora entiendo por qué la sensación de largo: quizás demasiadas cosas para asimilar en tan solo un par de horas.

María, sintiendo que nunca voy a perder esa esperanza…

Photobucket