Me temo que he llegado tarde a la repartija de virtudes y talentos…pero consciente de ello trato a diario de aprender a vivir con eso. Soy bastante limitada y lo reconozco.

Mi naturaleza desordenada me obliga a adoptar cierto orden para evitar el caos. Mi constante inconstancia hizo que fuera metódica. La impotencia al no poder manejar el tiempo me permite organizarme de manera tal que logro hacer varias de las cosas que me propongo. Ya muchos conocen mi método: separo lo urgente de lo importante, resuelvo lo importante y lo urgente desaparece solo.

El regreso a casa lo aprovecho para caminar y escuchar música…dos actividades gratificantes. Hace un tiempo y gracias al “manos libres” descubrí que también podía mantener una charla interesante mientras caminaba. Hoy llegué a una combinación interesante: caminar y explicarle contabilidad a mi Tutu. Cuando más interesante que un programa de radio puede resultar escuchar a mi chica favorita preguntándome en qué columna del libro ese era que se ponían las cuentas de resultado? Había que aprovechar el tiempo…mañana es la prueba y no nos juntamos para estudiar. Algunas personas me miraban algo extrañadas. Ya de por si es difícil ver a una persona que “habla sola”…mucho más si la conversación trata de cuentas patrimoniales y de resultados. Y así, con toda la magia de la que mi Tutu es capaz, en un poste de alumbrado encontré la frase con la que me gustaría terminar mi día: que tus sueños duren más que la noche.

Hace unos días soñé que estaba bien…y me desperté llorando porque me di cuenta que era un sueño. Sólo espero que se repita y poder sentir que puede durar mucho más que la noche…

María, con el sueño típico de todos los Lunes…por qué me acuesto a cualquier hora los Domingos?!?!?!!?!?!?!?!?!?!

Escuchar canción

Anuncios