El tema del conflicto del campo ya me está cansando.

Ahora parece que cortar rutas es EL delito…pero mantener cortado un puente por más de un año está bien.

Conozco de campo por haber nacido lejos. Podría contarles alguna historia. Una historia simple de maestras que hacen dedo en al ruta esperando que alguien las lleve a la escuela a dar clases. No hay transporte escolar ni asfalto para llegar a la escuela rural…pero la maestra va…y da clases…y enseña lo que quiere decir democracia y decencia.

Podría recordar a esos hombres de campo que miran llover por la ventana, elevando algún Padre Nuestro para pedir que pare…pensando en empezar los trámites en el banco para que le den el dinero para empezar de nuevo porque no se le ocurre que este tropezón sea caída…es simplemente una ley de la vida: este año perdemos por la lluvia, el otro nos recuperamos y pagamos, el otro viene la sequía y perdemos, el otro, con suerte, viene lindo y pagamos el crédito y la chata.

A los personajes no les importaría si el dinero de las retenciones sirve para mantener el precio de las tarifas de luz, gas o agua. A esos lugares no suelen llegar los cables de alta tensión…para eso está “el motor” que se enciende a la tardecita, que se carga con gas oil que casi no se consigo. Tampoco Aguas Argentinas le lleva un caño…para eso está la bomba. Y la cocina a leña es quien cocina su comida y caliente el agua para el mate.

Son gente que usa boinas…pero no de esas que quedan bien en París…las usan para cubrirse del sol y de la helada y el pañuelo no es que les haga juego con el resto de la pilcha…es sólo para cuidar la garganta del frío de la madrugada.

Y como no hay asfalto, la 4 x 4 es lo único que, a veces, impide que queden aislados. No se preocupen por el airbag ni en levantavidrios automáticos…con que tengan donde enganchar la linga para que los tire el tractor o los caballos cuando se quedan en el barro es suficiente.

Leer el diario es un vicio obsoleto…con suerte se recibe el del día anterior…y no le hablen de la edición digital…no hay cablemodem.

A ver, qué pasa si en estos años pegaron una buena y están plantando soja y pueden ganarse unos mangos más? Donde está el problema? Ya sabemos que el impuesto a las ganancias está para eso…les van a sacar un porcentaje, alto, sobre el resultado del ejercicio. De donde salió la manía de querer quitarle solo porque alguien dice que ya tiene suficiente? Si así viene la cosa, vayan armando la lista de la gente que tiene más plata de la que necesita y precisa compartir. Empecemos por EL matrimonio entonces. Sigamos por el que estuvo dos mandatos seguidos y no nombramos. La lista sería interminable. Pero no, no lo hacemos porque no corresponde. Y a los hombres del campo si? Corresponde? Para qué? Para gastar el EXCESO de gastos del aparato político? No señores, basta de querer hacer que otros paguen por su confort.

Hace unos días alguien dijo “son los oligarcas de siempre”.

Busqué en el diccionario la definición y encontré estas 3:

1. f. Gobierno de pocos.

2. f. Forma de gobierno en la cual el poder supremo es ejercido por un reducido grupo de personas que pertenecen a una misma clase social.

3. f. Conjunto de algunos poderosos negociantes que se aúnan para que todos los negocios dependan de su arbitrio.

O sea, aplica íntegramente a lo que vivimos: unos pocos, de la misma clase social, que <em>negocian</em> para que todo quede en familia.

Pero la manipulación e ignorancia son tales, que lograron enfrentar al que pretende un plan asistencial con el que está trabajando genuinamente el campo.

Qué pasaría si el año que vienen no plantan nada? Si es verdad que acumularon tanta riqueza seguramente se podrán retirar como los políticos que pasan por un mandato y nunca más agarran un lápiz. Pero eso no pasa. No pasa por naturaleza ni por posibilidad. El hombre del campo no sabe “timbear”…ni podría hacerlo. El hombre de campo no sabe cambiar de actividad ni reconvertirse. El hombre de campo sabe trabajar el campo y pelea porque quiere seguir haciéndolo con dignidad…sin sentir que le están arrebatando la temporada otros que no sean los dioses de la lluvia y los vientos.

Entonces, a partir de ahora, cuando osemos opinar del conflicto, pensemos si corresponde pedirle que nos den más y más.

Una vez leí que los impuestos que pagamos vuelven en obras. El día que las obran también lleguen al campo vamos a poder hablar de igual a igual. Cuando no necesiten venirse a la ciudad a que los atienda el médico, cuando sus hijos no necesiten mudarse para poder ir a la escuela, cuando los bancos no se transformen en usureros, cuando se puedan importar maquinarias baratas como se consiguen autos de lujo “para discapacitados”, cuando entendamos el problema, recién ahí vamos a encontrar la solución.

Y si tienen una casa linda qué? Ellos no pueden? Por ser del campo no les asiste el derecho?

Practiquemos por un minuto le empatía. Pongámosnos en esas botas y sintamos en carne propia que nos metan la mano en el bolsillo una vez más.

Si después de eso, a conciencia, nos seguimos sintiendo bien…entonces…adelante…a seguir apoyando la reforma del 11 de Marzo, apoyar la cabeza en la almohada y a sentir que estamos siendo justos.

Sepan perdonar si no entro en esa…sigo prefiriendo ganarme el pan honradamente, sabiendo que no le estoy sacando nada a nadie.

Y sino, de una, pongamos la bandera roja y sincerémosnos…como decía Olmedo: si lo vamos a hacer, hagámoslo bien.

María, harta ya de estar harta, ya me cansé de preguntarle al mundo por qué y por qué…

 

Anuncios