Aunque usted no lo crea, eso que llamamos sonido es, sin entrar muy en detalle,
la sensación producida en el oído por la vibración de algunas partículas que se desplazan por el aire.

Este artículo llamó mi atención hace unos días.


Lejos de pensar que me pasa algo así, o que soy víctima del ya famoso “zumbido de Taos”, tengo muy claro que lo que me pasan son cosas reales…bastante llevo invertido en terapia como para que ahora me digan que imagino cosas.

El año pasado, con la única explicación del vencimiento de la garantía, en cualquier momento de la noche, el televisor se encendía…y a veces no se dejaba apagar. Problema solucionado…desenchufo todo al dormir.

Meses más tarde, las escenas con la señora de arriba y sus ruidosos compañeros de copas solía perturbarme. Problema solucionado…la señora se fue a la costa con la hija intentando dejar la bebida.

La señora de al lado, hipoacúsica ella, deseaba disfrutar de la música como cualquier mortal. Subía el volumen del equipo y apoyaba la mano en las paredes para sentir la vibración. Problema solucionado…cuando se le va la mano con los decibelios le cortamos la llave térmica de abajo y llega el silencio.

Durante un mes recibí SMSs POR ERROR de la compañía Claro. Problema solucionado…me cambié de compañía y confío en que no vuelva a pasar.

Hace 10 días, pasada la medianoche, se empezó a escuchar un sonido como de pulidora de pisos, o lustradora de muebles, o secador de pelo gigante o motor en mal estado que funciona por 5 minutos…descansa otros 5…arranca de nuevo…descansa y así sin final. La primer noche, después de esperar que parara en algún momento, prendí el acondicionador, me tapé y a otra cosa mariposa.

Idéntica situación al día siguiente. Formé un pequeño comité que, a la voz de “aura”, se asomaba por la ventana, cerraba los ojos y dejaba que se oído indicara el origen de semejante atrocidad. Pasados los 5 primeros minutos, nos congregamos en el comedor para intercambiar opiniones. Uno estaba convencido que era el lavarropas de la señora de arriba…la que ya no vive ahí. Otro señalaba sin dudas el edificio de al lado…a la altura del piso 8 ó 10. Otro aseguraba que era el nebulizador de la esposa de Aurelio, el encargado y el último echaba culpas sobre el motor que sube el agua al tanque.

No coincidimos en el tipo de ruido ni remotamente en la dirección de donde provenía. Hicimos un par de intentos. Jamás acordamos nada. Suspendimos la tarea, prendí el aire y me fui a dormir.

El tema estaba pasando a mayores…hablé con Aurelio que investigó y me trajo la precisa: es la obra en construcción de la otra cuadra que está picando una pared. Vea, buen hombre, ni es durante el día ni parece pájaro carpintero…es otro tipo de ruido.

Siguiente mañana, nuevo abordaje: parece que es el split del 5to piso. No me pregunten de qué usina de ideas me surgió el comentario, pero sin filtro llegó a mi y lo dije con voz firme: “No se preocupe…esta noche voy a llamar a la policía” y subí a un taxi totalmente avergonzada de mi estupidez.

La situación no mejoró…empeoró en mi. Me he levantado varias noches, me visto y subo y bajo las escaleras con un vaso en la mano. Vacío, si? Sepan que no bebo. Cuando arranca el ruido apoyo el vaso a la pared y mi oído a la base para ver si se puede adivinar el origen. Hasta ahora nada, sólo mi ruego de que nadie me encuentre en ese estado…no tengo explicaciones.

Esta mañana me reuní con el administrador y le di un panorama detallado de la situación. Teniendo en cuenta que en los últimos tiempo sufrimos mudanzas y fallecimientos, no hay ningún otro vecino que comparta conmigo el pulmón de manzana. Debe confiar en mi relato y en la confirmación de Aurelio para dar crédito a mis dichos. Dejé el tema en sus manos.

Como buena ansiosa que soy, llegué más temprano para ver si tenía alguna solución.

A esta altura, los pocos que han seguido leyendo posiblemente piensen que estoy inventando…pero juro que no…no podría inventar semejante payasada.

No hay sonido a máquina alguna…pero hay un CRI-CRI-CRI que, llega a ser de un grillo y estamos en presencia del Godzilla de los grillos. Pavada de alas deben tener para emitir semejante sonido al frotarlas.

No se como será mi noche. Por lo pronto tiré a la basura la caja de cotonetes. No voy a sacarme nunca más la cera…ansío una pronta sordera…

María, juro que es verdad…aunque alguien crea que peco por inventar…pasen y vean…

Anuncios