Desde que adopté el Reiki como parte de mi vida, 2 cosas tengo muy claras:

– Sólo por hoy no me enojo
– Sólo por hoy no me preocupo

Estoy en falta…algo de la primer punto pero muuuucho del segundo.

Tonta de mi, canté victoria antes de tiempo. Claro no dejó de enviarme los SMSs a las 5.00 am…sólo no lo hizo por un par de días. Ya me volvieron a llegar. No voy a agotarlos con una historia tan aburrida…pero mi paciencia está llegando a un límite.

Luego de haber recibido e-mails de los señores Marina Magallanes y Ricardo Pereyra indicándome que debo llamar a Atención a Clientes, luego de haber presentado docenas de quejas, la última lleva el número 622304665, escuché tantas veces la explicación que casi la creo: ELLOS no mandan el SMS…lo manda EL SISTEMA.

Me lo han dicho hombres y mujeres, personalmente, por teléfono y por correo electrónico. ELLOS no pueden hacer nada…por más que tenga dinero a favor en mi cuenta…si EL SISTEMA me envía un SMS entre las 5.00 y la 6.00 ELLOS no pueden hacer nada. La única manera de evitarlos es apagar el aparato.

El enojo es conmigo…por ser tan tolerante y no haberlos obligado a ver la peli Brasil para que se vean como en un espejo. La preocupación me llega porque me parece que los escritores de ciencia ficción no estaban tan errados y está llegando el día en que las máquinas tomen el control de nuestras vidas.

Lamentablemente, después de 8 (ocho) años, mañana daré de baja mis líneas en la ex-CTI…que ahora es claro. Muy lindo el comercial “te clavo la sombrilla”…agradable el tono cordobés con el que atienden…pero todo tiene un límite…y el mío llegó hoy…después de 15 días de madrugones impensados.

Me queda un tema pendiente. Me hubiese gustado verle la cara al profesional que NO SABE que los llamados telefónicos o el envío de SMSs se pueden pausar y arrancar en los horarios que correspondan.

Me apena la ignorancia…mi soberbia dejó paso a la decepción…no les pude enseñar nada…y yo sabía como programar el servidor…y lo hubiese hecho gratis…

En fin…todo en la vida llega…y la decadencia del humano también.

María, el futuro llegó…hace rato…

Anuncios