Todos conocemos el concepto de pertenecer a determinado grupo. Desde una banda del colegio hasta un club. En general, algo de membrecía hay que pagar…o la cuota mensual o escuchar determinada música o vestirse de tal manera.

Conforme van pasando las épocas, esos cargos por pertenecer van cambiando.

Ayer fui aleccionada de ello por mi sobrina adolescente. Cuando pasábamos por el Abasto me dijo “entremos y veamos a los Gold”. Gold? Serán algún grupo de música? – pensé. No, son tipos de miembros de fotologs. Y ahí empieza la historia:

Toda persona que quiera puede entrar a la página http://www.fotolog.com y abrir una cuenta con el nombre que desee. Le ofrecen la posibilidad de publicar una foto por día en la web. Si quiere, le pasa la dirección a sus amigos y estos pueden entrar, ver su foto y, si lo desean, escribir un mensaje. Cada foto admite 20 mensajes o visitas. Además de llegar a ellos por pasarse la dirección, también se los puede encontrar desde cualquier buscados.

Ahora bien, hay una excepción a esta regla. Si uno es miembro “GOLD” puede subir 6 fotos diarias y cada una admite hasta 200 comentarios. Estos miembros suelen encontrarse en el Abasto Shopping, mientras que los “NO GOLD” lo hacen en los cines Village de Caballito.

No se conocen personalmente, pero viendo sus fotos llegan a sentir que se conocen. Al menos saben donde van a estar a determinada hora, qué música escuchan, cómo se visten, donde vacacionan y quienes son sus amigos.

Teniendo en cuenta que mi Tutu es una de mis debilidades, si quisiera ser GOLD, la tía le pagaría su membrecía.

Al parecer eso no sería tan bueno porque de esa forma todo el mundo vería sus fotos. Dejé de entender el concepto y empecé a profundizarlo: publica fotos a diario y pide que la gente deje sus comentarios (visitas)…pero no quiere que sus fotos sean vistas a diario ni que le dejen comentarios (visitas). Primero sugerí que me acompañara un Jueves a terapia así matábamos dos pájaros de un tiro: ella soluciona su problema de querer/no querer y yo entiendo un poco más la problemática adolescente.

Conforme pasaban los minutos, se llegó a construir la idea de que ser GOLD podría hacer colapsar su mundo…aunque pensándolo bien…no es que sea malo…es malo por ahora. Eso quiere decir que así como sembrar, regar y cosechar…en la vida los miembros de los fotologs, hay un tiempo para todo.

Intentando magnificar la tragedia di el siguiente ejemplo: si el ser GOLD trae tantas visitas y te hace vulnerable, en el límite, si yo entrara a firmar el fotolog de la hija de la presidenta, sitio con muuuchas visitas, es muy probable que un Talibán entre, me conozca y yo esté en peligro. Pensando que lo que había dicho era una ridiculez, mi interlocutora circunstancial acotó: y…si es tal Iván es de Caballito que deje su dirección y salimos todos. (Explicación: yo dije Talibán, grupo guerrillero seguidores del Islam y la niña entendió que refería a un muchacho…un tal Iván). No paré de reir por un rato largo. Me tenté y tenté a la jovencita que preguntó si Talibán era así como FARC.

Para usar una palabra que suele usar a menudo…ese comentario marcó un hito en nuestra charla. Me quedó claro que de política internacional poco y nada…pero ante un nombre masculino enseguida aparece la idea de organizar una salida.

María, sin recordar ya lo que era ser adolescente…
P/D. Antes, se escribía membresía…en algunos diccionarios todavía aparece así, sin embargo en el Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia de la Lengua del 2005 aparece membrecía

Anuncios