Si algún otro desprevenido anduvo este finde por el centro y se topó con gente que rodeaba una especie de “caja de vidrio” que le sirve de vivienda a un muchacho sonriente, no piense que tiene una enfermedad inmunológica como aquel “chico de la burbuja” ni nada por el estilo. Es un simple entusiasta que quiere juntar 400 mil firmas para que se ingrese al Congreso el proyecto de ley, y 1 millón para que se trate, que transforme en feriado los días de Carnaval.

0000001carnaval.jpg
 
Necesita nuestro poyo? Escribe aporteñado y quiere el hijo de una gallina y un gallo? Sin groserías, por favor…no pensemos en otra cosa…en este ámbito no están permitidos los escupitajos…aunque alguien nos lo pida.

Entré a su página y me enteré que, evidentemente, su propuesta y pedido no están dirigidos a mi. Creo que subestimó el poder de las firmas. No creo que la gente firme petitorios para cosas tan triviales como las que cita. Encima no sabe ni como se escribe bonsai…lo escribó “bon sai”.

Me asusta que pueda conseguir esa cantidad de firmas, sabiendo que la campaña para detener la tala indiscriminada de árboles tardó bastante más en juntarlas.

Y no digo que no den ganas de pegarle un faltazo el Lunes y el Martes…a quien no? Pero me parece poco serio eso de MANIFESTARSE de esa manera. Pensaba que ese tipo de cosas deberían ser por otro tipo de causas…algo que nos haga sentir orgullo de dejarlo para las generaciones que se vienen.

El que tiene ganas de festejar algo, ignore el calendario, cúbrase con purpurina y salga a la calle portando su mejor sonrisa…o acaso alguien se lo va a impedir?

María, todo el año puede ser carnaval

[odeo=http://odeo.com/audio/17462233/view]

Carnaval de Brasil – Andrés Calamaro

La musa es una sola musa 
o es una serpiente de muchas cabezas, 
los buscadores de promesas, 
la tientan con cerveza, 
si se va puede volver, el día menos pensado, 
para darle su consuelo, al poeta mal hablado. 
 
No son mujeres ausentes, no son cuchillos en los dientes, 
no son martes de carnaval de Brasil, 
no son canciones urgentes, 
no son asuntos pendientes, 
no son martes de carnaval de Brasil, 
(tristeza nao tein fim) 
 
Habrá que desenvainar las espadas del texto, 
Y escribir una canción aunque no haya algún pretexto, 
y dedicársela al primero que pase caminando, 
al que se quedó pensando, al que no quiere pensar, 
al olvido selectivo, a la memoria perdida, 
a los de los pedazos de vida que no vamos a perder… jamás. 
 
No son mujeres ausentes, no son cuchillos en los dientes, 
no son martes de carnaval de Brasil, 
no son canciones urgentes, 
no son asuntos pendientes, 
no son martes de carnaval de Brasil.

Anuncios