Cuando mi Tutu era una niña, además de desear que creciera sana, pretendía que fuera bilingüe.

Empezamos de a poco…los verbos para el final…arrancamos con un par de sustantivos…los nombre de 2 animales y me daba por satisfecha: dog y cat.

Cual perico le repetía “dog es perro” y “cat es gato”. Perdí la cuenta de las veces que lo repetí. Ella hacía los gestos y completaba la frase. Yo empezaba con “dog es perr”…y ella “OOOOOOO” gritaba con todos sus pulmones.

Después de un tiempo de practicar, como si fuera una evaluación de mi tarea, le pregunté “cómo se dice perro?”. Lo pensó un rato largo…y me preguntó “cat?”. Me di cuenta que no había sido suficiente y seguí insistiendo “dog es perro” y “cat es gato”, con dibujos, con fotos, señalándolos en vivo…todos los recursos puestos al servicio de la enseñanza del idioma.

Pasado un tiempo, la senté y le pregunté “Qué quiere decir dog?”. En la cara se notaba la fuerza que hacía para encontrar la respuesta. Se tomó casi la mitad de un minuto y me preguntó tímidamente “perro?”. Qué alegría!!!! La aplaudí, le di besos, saltamos, hice sonar un silbato, nos reímos e hicimos todo tipo de gestos típicos de un festejo. Y no me quedé ahí…en el medio del alboroto pregunté “y cat?”. Pensó e hizo una asociación lógica. Obviamente le gustó el festejo y quería repetir. Con mucha soltura exclamó “PERRO TAMBIÉN” y siguió saltando y festejando.

Si lo analizamos en profundidad…no está mal…ella solo se limitó a repetir la receta de un éxito. Si contestando perro conseguió casi la gloria, evidentemente esa es la respuesta acertada a todas las preguntas.

Abandoné la pretensión de hacerla bilingüe…con que sea sanita es suficiente.

Ya de más grande, ayudando con alguna tarea, apliqué la técnica de “prueba y error”. Hace algo, lo miramos, si salió mal lo vuelve a hacer y listo. Por suerte tiene la astucia de presentar como trabajo terminado la última versión, eliminando las pruebas de sus yerros anteriores.

Compuebo que la gente de Infobae se caracteriza por la inocencia. Practican eso de “prueba y error”…pero muestran todos los intentos…incluso me atrevo a decir que sólo muestran sus intentos fallidos y por modestia no publican el texto sin errores.

(Aclaración, me animo a mostrar la nota porque se que Micaela va a estar bien).

En el primer caso, el joven aprendiz presentó el texto con un punto donde no debía ir.

01borradores.jpg

Su jefe le explicó que la frase no se cortaba ahí y le dijo que le escribiera nuevamente…

011borrador.jpg

Y ahí partió el niño que está aprendiendo a redactar y le trajo el mismo texto, pero con una coma…que está de más…corta la frase donde no debe…

En fin, seguramente en el siguiente intento lo hizo bien…pero no alcanzaron a publicarlo…vieron como se apuran para cerrar las publicaciones…

María, punto y coma, el que no corrigió se embroma…

Anuncios