Desde siempre, el primer Domingo de Agosto era el “Día del niño”. Ahora, como cae muy a principio de mes, y algunos papás aún no cobran, lo pasan a la semana que viene. Una confirmación más para demostrar que se trata de algo comercial, no?

Para mi, el día del niño, tranquilamente pueden ser todos los días. Mientras alguien me pida permiso para algo, me prometa besos llenos de dulces si jugamos un rato o se sonría al verme, SIEMPRE podríamos festejar un día del niño.

Lo raro de ser grandes es que a veces, mientras pensamos que enseñamos un juego, el niño viene y expone sus propias reglas.

Esqui solía preguntarme: si un árbol cae en el bosque y no hay nadie para escucharlo, realmente hizo ruido?

Ahora, si alguien juega a las escondidas con la tía…y ese alguien no se ve porque se metió detrás de las cortinas…puede la tía decir que la ve sólo porque adivina que hay alguien detrás de esas medias que no alcanzó a ocultar? Y si a punto de ser descubierta, la sobrina sorprende a la tía diciendo “acá estoy”…se está infringiendo algún reglamento? Realmente, quien ganó el juego?

En realidad, daba lo mismo…la única que sabía contar era yo…y alguien más necesitaba un momento de privacidad para darle sin parar al chupete. No era necesario cambiar los roles.

María, me parece que este año no va a ser necesario comprar regalos para el día del niño…o si?

0000escondida.jpg