Habiendo recuperado el color azul-turquesa de la llama del calefón, después de haber pagado $80 por la limpieza, pensé que por un tiempo no iba a precisar de más asistencia. Aquella vez, al irse, el plomero-gasista que lo reparó, me dejó con Aurelio un mensaje: dígale que le conviene cambiarlo porque ya está todo podrido. Es un lindo Orbis a botonera de tiro balanceado que en algunos lugares podría pasar por antigüedad.

No me gustó la manera. Pudo haber dicho lo mismo, pero con algo más de elegancia…no queda bien decir “podrido”…dañado es casi lo mismo pero queda mejor.

Ayer por la noche se volvió a empacar y no quiso arrancar. Mantenía el piloto de 3 llamas y nada más.

Salí más temprano del trabajo sólo para encontrar alguien que me salvara de la epopeya de llenar la bañera calentando agua en las Essen y en tuppers en el microondas.

En la cuadra de mi casa funciona un local donde suelen habitar plomeros, gasistas, electricistas, carpinteros y afines. Hay uno que ya es abonado de mi casa. Viene para cualquier de esas actividades. Hoy fue el “Gustavo Plomero”. La semana pasada fue “Gustavo Electricista”. Cual personaje de Pitufilandia…le falta sólo ser la Pitufina…de los demás creo que ya fue todo.

Sacó la tapa, miró, tocó…son $400…hay que cambiar la llave…se le metió agua.

Si es un calefón para calentar agua…no sería lógico que tuviera agua adentro? Lo de la llave creo que fue una confusión con su también profesión de cerrajero.

Claro que este razonamiento lo hago ahora, en ese momento sólo le dije “si, arreglalo”. Partió raudo hacia el local y a la media hora volvió con otra botonera. Mientras al cambiaba me contó que es papá soltero, que la esposa lo dejó con 2 hijas pequeñas y ahora le reclama la tenencia…que la más grande se quiere ir con la madre pero la chiquita no…que lo más importante que tiene es su familia…bla, bla, bla…me terminó convenciendo que no me estaba estafando sino que me daba la oportunidad de financiar al educación de sus niñas.

Como último paso, reemplazo el diafragma que estaba roto. Entre nos, si confiara un poco más en mi intuición, podría asegurarles que ESE era el problema…diafragma roto, por eso no encendían los quemadores y se quedaba en piloto. Pero bueno, el que no sabe es como el que no ve.

No quiero seguir dándole vueltas al tema…ya bastante recordé a mi padre hoy porque era su cumpleaños como para además recordarlo diciendo “antes de decir que si, pedí otro presupuesto”.

María, me voy a bañar con agua calentada por la estafa…
P/D. Ya lo hablé con mi Tutu. Sabiamente me recordó “mamá te dijo que te vengas a bañar a casa si querías”…

Anuncios