Practicante como soy del Kaizen, es mi responsabilidad tratar de mantenerme en la corriente de mejora continua.

Uno de mis objetivos diarios suele ser lograr que el balance sea siempre positivo. Si veo que viene medio en picada, hago algo para revertirlo y listo.

En general no es tan difícil…es simplemente saber mirar. Y lo estoy logrando…puedo llegar a encontrar algo bello en casi cualquier cosa.

Cuantas veces escuchamos que sabemos cuando algo termina…pero pocas veces recordamos cuando dio comienzo. O nos lo perdimos y ya lo encontramos empezado.

Hace un rato tuve el raro privilegio de ver el inicio. Estaba sentada viendo el noticiero mientras esperaba que terminara el programa de lavado rápido para la ropa de color cuando me llamó la atención algo que brillaba en el piso. La cámara estaba a mano, la puse en opción “macro” y me acosté al lado de la manguera. Lo que empezó siendo apenas una gotita se fue transformando en una pequeña fuente improvisada…luego la presión del agua rompió la manguera y se inundó la cocina. Pero no me digan que no es tierna la pequeña pinchadura…miren con atención…casi se puede ver la perfección de la altura. Una delicia. El finde lo soluciono.

María, optimista
P/D. Mañana programa ideal…TEATRO!!!!!

 01asiempezo.jpg

Anuncios