En la época donde se ven sobornos en todos lados, cuando un pequeño entrerriano se le ha acercado a una con un tímido “hola tía”, puede sugerir que el jovencito estaba tratando de llegar a la ahijada a través de la tía.

Pero no, resultó ser un muchacho conocedor de las cosas simples. Al despedirnos, la invitación que dejó en el aire fue “un día vamos a caminar a la plaza”.

En charlas posteriores, he adivinado que le gustan en demasía esos lugares públicos. Es por eso que en la tarde de hoy, honro el espacio con la foto de la plaza Illia, sólo para Toshy.

María, de plaza en plaza

Anuncios