Cuando no salgo sin la cámara…salgo sin el cable USB para bajar algunas fotos. Es por eso que el espacio va a estar “despoblado”.

(Si quieren ver UNA foto de esta mañana, entren a www.fotolog.com/mariapetraglia. La saqué YO con mi nueva super cámara Nikon L5 coolpix).

He encontrado una solución, parcial, al tema de los rulos: un gorro. Es inevitable salir a la calle con la “azotea” cubierta.

Eric, dueño de la posada San Jorge, además de prepararme el desayuno y ocuparse de que mi lugar siempre esté habitable, me controla a la salida. Recién me había olvidado, llegué hasta la puerta y me mandó de nuevo a la cabaña. Un fenómeno con todas las letras.

Hoy, el sol estuvo medio remolón, o tímido, como se quiera ver. Asomó tarde. No importó mucho. Después de un desayuno patagónico (no voy a dar detalles, sólo decir que es riquísimo), me dediqué a recorrer Río Negro y Chubut un poquito en auto, un poquito caminando y otro poquitito a pié.

Ya llevo recorrida gran parte de la comarca del paralelo 42º. Qué lindo es Lago Puelo!!!! Acomodé el trípode y tomé una panorámica. No veo la hora de empalmarla y hacer una de 180º.

Anduve practicando recolección de mosquetas. Quise recolectar sólo las frutas…pero terminé cosechando un par de docenas de la frutita y un par de espinas en cada dedo. La campera, sin querer, se llevó puesto un agujerito que antes no tenía. No importa…valió la pena.

No saben lo que es el atardecer mirando la pre-cordillera y la cordillera!!!!

Fui a una especie de bosque encantado. No, paren, no tomé ni fumé nada extraño. Fui a Pillán-Lemu. Un bosque poblado de criaturas increíbles. Hadas y duendes se aparecen de cualquier lado, como si estuvieran a punto de cobrar vida. Bambis, huemules, lechuzas, ciervos y otros en el medio de una especie de jardín botánico. Senderos por entre los árboles, miradores…la verdad…recomendable.

Menos la tercer pestaña, empezando desde la nariz, del ojo derecho, todo lo demás, no voy a decir que duele porque mentiría, pero demuestra su cansancio. Con razón la cabaña tiene hidromasaje…jejeje…ya saben como terminamos.

Tendría mucho más para contarles, pero intento respetar mi brazo y lo vuelvo a dejar inmóvil.

María, disfrutando de unas merecidas vacaciones…

Anuncios