Afectada por la tendinitis aguda que me mantiene alejada de los teclados y mouses, no podía dejar pasar esta oportunidad para desobedecer y darle a los dedos su uso acostumbrado.

Lástima que no pueda mandar olores…tengo la campera impregnada con uno mezcla de humo de eucalipto de una plaza, café calentito, tierra húmeda y pan recién horneado.
Muchos rulos largos a mi alrededor. Pueblito detenido en el tiempo…El Bolsón.

Y mechando un poco, el noticiero de la capital. No sé para qué me engancho con el tema político/elecciones y demás. Aprecien la analogía entra la política y el chinchón (juego de naipes): uno roba y el otro espera su turno…el que pierde se engancha. Díganme que no es verdad?

Creo que mantengo intacta mi vocación democrática…es sólo que no se a quien votar…

María, disfrutando de una anhelada calma

Anuncios