Quien diga que no le interesa ganar un premio…mmm…está bien…lo respeto…pero reconozcamos que además de la competencia, el ganar, tiene su encanto.

Se lo dice una ganadora por incontables años consecutivos del premio “tía del año”. Ojo, no es fácil…pero hay que esmerarse.

Los desafíos que se me colocan suelen ser complicados…pero los cumplo.

Una vez, como incentivo, me arrojaron un “y…yo quiero un autógrafo de los chicos de Operación Triunfo”. Quienes me conocen saben que no miento. Un Jueves después de haber terminado el concurso, saben con quienes me encontré en la sala de espera de la doctora Pardo? Si, con unos cuantos de ellos. Di vuelta el papel con el resultado del hepatograma, pedí prestada una lapicera y me llevé el objeto que ese año me dio el galardón.

Las apuestas cada vez eran más fuertes. Me desafió delante de todos: quiero un autógrafo de MI actriz favorita. No viene al caso decir quien es. A la semana, a la salida del teatro, conseguimos que le firmara una foto, que le diera un beso y que le dijera “sos preciosa”.

Después de una charla profunda, concluímos que no era necesario seguir entregando tamaña distinción…todos sabíamos que no hay cosa que no haga la tía por su Tutu.

Apenas puedo contener las lágrimas. Recién entré a su fotolog y encontré la siguiente declaración “Sii,, tenés el premio dee tía del año 😛 .. Gracias, te quiero mucho,.”.

El Oscar tendrá su prestigio, el Martín Fierro su encanto…pero antes de la mitad del año saberme ganadora no tiene precio!!!!!!! jajaja

Gracias a vos Tutu. Gracias por ser mi amiga y mi compañera en esta aventura de vivir. Gracias por ver lo que imagino. Gracias por recordarme lo simple que puede ser todo. Gracias por ensayar tantas demostraciones de afecto. Gracias por tocar la canción de Titanic en la flauta dulce hasta el cansancio. Gracias por tener una foto nuestra en tu pared. Gracias por conservar el perro blanco con gorro que tanto me gusta. Gracias por sentir mi casa como la tuya. Gracias por pedirme ayuda con la tarea, me hacés sentir muy útil. Gracias por conservar nuestros secretos a salvo. Gracias por afirmar “yo soy la única que te entiende”. Gracias por cuidarme. Gracias por mantener intacto nuestro lazo…algunas cosas cambian…nosotras no. Gracias por acompañarme a ver los eclipses a pesar de la lluvia. Gracias por acompañarme en las “clases de manejo”. Gracias por cuidar a Perla. Gracias por hacerme sentir que estás orgullosa de mí. Gracias por pedirme que me quede. Gracias por los abrazos. Gracias por imaginarme viejita…cerca tuyo.

Un beso bombón. Yo también te quiero.

María, la tía del año…

Anuncios