Después de unos días algo “complicados”, he retornado al mal hábito del posteo esporádico. No podría entrar en detalle de todo lo que aconteció…me parece que pasó DE TODO!!!

– En principio, mi bello niño de ojos celestes, se ha mudado de ciudad. El Lunes empieza…le deseo lo mejor. Increíble lo que se te extraña…sabelo.

– La sobri tiene un yeso en una mano. Al día siguiente de colocárselo, de tanto tocar y tocar, se ablandó…le pusieron otro. Al día siguiente…se rajó. Cuestión: tiene en un brazo un hermoso lugar donde alojar graffitis.

– Toshy volvió a ser sobrino…un alivio.

– Le ingresé números en la memoria del teléfono de mi madre. Ahora, cuando quiere preguntar al plomero de nombre Ricardo cuando va a venir a remendar el caño del baño, llama a mi sobrino Ricardo, que vive en Resistencia y nada sabe del caño roto.
Ya lleva varias llamadas con esa excusa. De paso, habla con sus bisnietos…pero el baño sigue mojado.

– Estoy terminando de planear las vacaciones. Ya me compré la ropa térmica. El sur será mi destino. Ushuaia y el faro del fin del mundo. Tanto tren descarrilado, tanto colectivo volcado, tanto avión que casi choca…no sé qué es lo más seguro. Seguramente probaré todos para demostrar que soy una muchacha afortunada.

– Hace un tiempo escuché a la actriz Carmen Vellejos decir que en la partida de nacimiento de su abuela, en la parte donde se pone “profesión de la madre” figuraba “la propia de su sexo: ama de casa”. Y si, tradicionalmente las mamás cocinaban y limpiaban. Levantando un estandarte en contra de esa marginación, mi querido amigo Alberto está haciendo un curso de cheff. Donde antes miraba al mozo y le pedía milanesas con papas fritas, ahora saluda y pregunta qué tipo de lechuga van a usar en esa ensalada o si tiene algo con quinoa, que al ser un pseudo cereal, no es tan pesado. En una tarde se mandó la friolera de 7 (siete) preparaciones aprendidas en clase. Un par el salieron horribles, otras zafaron. Dejó por cansancio. Ves Cecy, Fabi no es el único. Aunque sigue siendo el único al que las cosas el salen bien. Nes, lo tuyo es profesión, no cuenta.

Me tengo que ir, sino, mañana no me levanta nadie. Confieso que no tengo ganas locas de empezar la semana…pero alguien tiene que hacerlo.

María, volviendo de a poco a la rutina.

Anuncios