En general, mucho de lo que leo, suele causarme asombro. Por diferentes motivos, pero afortunadamente la vida me dejó intacta mi capacidad de asombro.

Anoche, casi entre sueños, leí el mismo titular en varios periódicos: La Iglesia decidió revocar el limbo.

Ante todo, debo decir que respeto a toda persona que crea en algo…y le respeto la creencia.

Lo que en este caso me causó extrañeza fue que la Iglesia Católica Apostólica y Romana creyera necesario aclarar que no es cierto que el Limbo es un lugar donde van las almas de los niños no bautizados.

Seguramente me he perdido parte de alguna historia…pero desde cuando la reglamentación de la fe está en manos de los humanos? Desde cuando, desde acá abajo, simples mortales como nosotros, tenemos la autoridad para decidir la existencia del alma, y a qué lugar va a parar si ha cumplido o incumplido un trámite?

Mis padres, con la mejor intención, quisieron darme una religión. Los respeto por eso, pero espero que estén orgullosos al darse cuenta que no tengo religión, pero abrazo una fe casi infinita.

Inevitable ver entre líneas una especie de “soberbia” en quien cree que tiene la razón sobre lo absoluto. ¿No es algo mutuamente excluyente con la humildad que es un voto sacerdotal?

Desde cuando se le da validez a la creencia mitológica de un cielo, un infierno o un purgatorio? Me resulta más que interesante leer ficciones al respecto…pero teniendo en claro que son eso: productos de la prolífica imaginación de talentosos escritores.
De ahí, a imaginar que alguien podría ver diferente a un niño bautizado de uno que no lo es…no se…me parece bastante disparatado por lo menos. Espero que nadie, antes de este documento, creyera lo contrario.

Vuelvo a creer que algunas personas se ocupan demasiado de temas que, me parecen, no presentan gran interés en sus fieles y seguidores. Capaz que si mañana los vemos en manga de camisa, preparando mate cocido para los chicos desnutridos, los empiece a mirar diferente.

Pero todo sirve para algo. Hasta ahora, creía que el limbo era “orilla”. A veces escuchaba que alguien “estaba en el limbo”…como si fuera la “luna de Valencia”. Y por supuesto, la canción que les paso a continuación.

María, esperando leer un día que todas las iglesias se pronuncien sobre algún tema que impacte a la gente simple.
P/D. Espero no haber ofendido a nadie…no fue mi intención…

[odeo=http://odeo.com/audio/11205873/view]

Anuncios