Esta mañana, un compañero vio el día de mañana como feriado en el calendario y preguntó “qué es mañana? Es feriado…pero de qué?

Ni ahora ni en la época de colegio, contestar una pregunta arrojada al viento, no es algo que me desespere.

La recientemente recibida de licenciada que se sienta al lado le contestó “algo de los derechos humanos…no sé”. El que hizo la pregunta se sintió satisfecho “ah, está bien”.

Intenté hacerlo con disimulo…no se si pude disimular el fastidio: mañana se recuerdan los 31 (treinta y un) años del último golpe militar.

La que había contestado al principio dijo “eso, si, eso”.

De pronto, en algún diccionario de sinónimos de su cabeza, ambas frases significaban lo mismo.

Como hablando sola dije “qué loco, no? Pasaron tantos años…ojalá hayamos aprendido la lección”.

Para mis adentros, con cierto dejo de tristeza, me di cuenta que no. Tener en una sociedad alguien con la edad suficiente para contraer matrimonio en menos de un mes, debería tener nociones básicas de nuestra historia reciente. Ya sé ella no había nacido en ese año. Pero con ese concepto, para que estudiar sobre Asirios y Caldeos, sobre Napoleón, Einstein, San Martín o el Che. Pobre del que sólo puede aprender de lo que le es contemporáneo. Cómo mínimo, la vida, sería aburrida.

Volví caminando a casa mirando y observando las caras con las que me cruzaban. Sabrán ellos que pasó hace 31 años? Les interesará saber lo que es un golpe militar? Les interesará el destino de los 30.000 detenidos desaparecidos? Se esforzarán por aprender maneras de defender nuestros derechos?

Ninguna de mis preguntas tuvo respuesta…pero no era necesario…”la vida” se ocupó de demostrarme que no todo está perdido. Al llegar a casa recibí un SMS en el celular. Era escueto. Decía “tía, tenés el libro ‘Nunca más’?”. La llamé en un toque. Pregunté si se trataba de una tarea del colegio. La respuesta llegó como un bálsamo. “No, pero escuché qué es y lo quiero leer”.

Qué alivio!!!!

María, orgullosa tía…a mi Tutu le interesan las cosas que pasaron antes de que ella naciera…