No me digan que estas investigaciones las realizó un profesional…acá hay mucho olor a improvisado.

Aparentemente, en los últimos años, han aparecido enfermedades y fue necesario asignarles un nombre para que todos los colegas hablaran de la misma manera. No es un tonto prejuicio, pero, me parece que una enfermedad, para ser tomada en serio, debe tener un nombre acorde. Entiendo que algún “pasado de copas” se siento feliz y contento y empezó a decir cualquier cosa…y otro más pasado aún, las escribió y las transformó en un estudio científico. A las pruebas me remito:

– Cerebro del bingo: dolor de cabeza provocado por la intoxicación de monóxido de carbono que sufre una persona, después de estar varias horas en una sala de bingo en la que hay mucho público fumador.

– Pies de casino: lo causa el estar mucho tiempo parado frente a una tragamonedas.

– Humor ártico: irritabilidad y la agresividad de los exploradores árticos, por pasar largos períodos de oscuridad y aislamiento.

– Síndrome de la mujer trabajadora: causa fatiga y disminución de la líbido por el estrés de hacer más de un trabajo.

– Dedos cerveceros: hinchazón y pérdida de sensibilidad por colocar el anillo de la lata de cerveza en un dedo.

– Síndrome del Papá Noel: dolor lumbar, por cargar niños pesados y paquetes.

– Depresión navideña: provocada por el abuso de alcohol y las situaciones familiares durante esas fiestas.

– Pie de yoga: dolores por forzar posturas.

– Pierna del tiroloco: herida en la pierna por desenfundar rápidamente un arma.

– Ama de casitis: síntomas nerviosos por la dedicación excesiva en el cuidado del hogar.

– Rodilla de monja: hinchazón de la rodilla al arrodillarse frecuentemente al rezar.

– Cola del bailarín de jazz: que son abscesos dolorosos en bailarines que frecuentemente dan giros apoyados sobre el glúteo.

– Depresión de la autopista: que causa dolores de cabeza a los conductores por los bocinazos y el congestionamiento del tránsito.

– Síndrome del marido retirado: que es la depresión que sufren algunas mujeres al divorciarse.

Hasta este momento, pensaba que “pié de atleta”, “codo de tenista” eran suficientes licencias que se había tomado la medicina. Siendo Domingo, se me ocurren un par de síndromes para agregar a la lista…pero los dejo para otro posteo.

María, sufriendo “embole apocalyptico”…(vean la peli y después hablamos).
P/D. Alguien que conozco está sufriendo “miedo al primer día de facultad”: dolores varios…;) EXITOS!!!!

Ver nota

Anuncios