Espero que no exista ese miedo…creo que es infundado…como todo temor.

Está bien que me haya alejado un poco del mundanal ruido para descansar…pero tampoco me desenchufo del todo, eh?

Alrededor de mediodía, ojo, me guío sólo por la posición del sol y el hambre que manifiesto, mientras tomaba unos “mates de campo” en tu honor, vi parte del partido de dobles por Copa Davis que Argentina perdió frente a Austria.

Siempre escuché eso de que en ese deporte el jugador está solo…es él y su concentración frente al rival y la suya. Eso no es así cuando se trata de la modalidad “dobles”. Ahí tenés la posibilidad de hablar con el compadre y establecer estrategias.

Algo que me sorprendió fue ver que ambos equipos, al querer hablar entre ellos para adelantarse alguna jugada o hacerse simples comentarios, se tapaban la boca con las pelotas. Entre compatriotas lo podría entender…sería bueno mantener el factor sorpresa, pero frente a gente que no entiende nuestro idioma…no es demasiado? Además, se podrían hablar en voz baja, no serían escuchados por los contrarios. Será que tienen miedo que un avezado lector de labios sepa lo que dicen, traduzca y mande la info a los rivales? No será mucha sofisticación? Para que funcione, en vez de ver el otro lado de la cancha, deberían estar mirando al intérprete ubicado en la tribuna, y creo que hará perder calidad al juego.

No sé, capaz que sea sólo casualidad…pero no creo…fue sistemático ese diálogo entre pelotas. Me pareció medio infantil…como cuando queríamos dictarle la respuesta a nuestro compañero sin que la profe se diera cuenta…y siempre nos deschavábamos…de haber tenido un par de pelotas de tenis quizás hubiésemos escapado de aquel “quite de puntos”, no? juajuajua

María, a punto de ir a dormir una siesta…a la luz de la Luna…en una hamaca…y si se me pasa el sueño…me pondré a contar estrellas. No hay mosquitos…hace frío!!!

Anuncios