Esta tarde reparé en que en la mayoría de los productos que consumo, en algún lugar del envoltorio, aparece una aclaración que exculparía de cualquiera acusación a los fabricaciones.

Ejemplos:
En los aerosoles: Inflamable, no rociar sobre fuego.
En los cigarrillos: El fumar es perjudicial para la salud.
En los medicamentos: Mantenga lejos del alcance de los niños.
En algunos alimentos: No apto para celíacos.
En algunas cremas: evite el contacto con los ojos.

Ya saben de lo que estoy hablando, no?

Esta tarde leí la aclaración más extraña de todas. En el envoltorio de una oblea de coco y chocolate, en el reverso, aparecía lo siguiente “Este producto puede tener trazas de maní o avellanas” y en un chocolatín de la misma marca “Este producto puede tener trazas de maní, avellanas y/o almendras”. A ver si entiendo bien. En otras palabras aclaran “miren que estamos usando el mismo recipiente para todo, no lo estamos limpiando muy bien y capaz se nos escapan ingredientes de otras golosinas…pero es sin querer, eh?”. Me pareció muy gracioso. Esqui, siempre ocurrente, sugirió que en alguna lata de tomates podría aparecer algo como “no se asuste si encuentra pedazos de uñas o un ojo de vidrio extraviado en la línea de producción”.

Como diría un amigo “si avisás no es traición”…jajajajaja

María, avisando…

Anuncios