Cuando le preguntaron a Violeta Parra por qué el nombre del disco que estaba sacando era “Las últimas composiciones”, ella contestó “porque son las últimas”. Una obviedad sino fuera porque realmente fueron las últimas. Un tiempo después, luego de un intento fallido, logró morir. Un 5 de Febrero.

Algo rarísimo de entender luego de escuchar una canción como “Gracias a la vida”, una de mis favoritas de su repertorio.

Junto con ese tema por todos conocidos, también compuso “Maldigo del alto cielo”. Tan opuesto al anterior que me cuesta creer que haya salido de la misma inspiración.

Ésto me recuerda a algún pasaje de El Aleph, de Borges, en el que se plantea la posibilidad de que nuestros actos proyecten el efecto invertido. Por ejemplo: si alguien roba…alguien está dando, si alguien mata…alguien está salvando. Entonces, un acto de generosidad sería sufrir para asegurarnos que otro sea feliz? No me creo poder llegar a semejante acto, pero estaría bueno poder lograr algo de equilibrio: sabemos que hay alguno que necesita…entonces…demos.

En un curso de Inversionista Bursátil que hice hace un tiempo, entendí que lo único que sobra en el mundo es dinero…lo que faltan son ideas. Ya sé que resulta difícil de entender que el dinero sobra cuando vemos niños morirse de hambre. La variable que no entra en el razonamiento es la equidad. Los que tienen, tienen mucho, los que carecen, carecen de todo.

Hoy Domingo, día de tranquilidad y reflexión, si siente que tiene algo que le sobra, comparta y si todavía siente que puede más, llame a una organización seria de las que se publicitan en Internet, pida antecedentes, asegúrese que todo está en regla, confíe y apadrine un niño. No sabe lo bien que se siente saberse necesitado.

María, viéndole el sentido al ying-yang…
P/D. Si tienen ganas de buena lectura…entren acá

[odeo=http://odeo.com/audio/7831883/view]

Gracias a la Vida que me ha dado tanto
me dio dos luceros que cuando los abro
perfecto distingo lo negro del blanco
y en el alto cielo su fondo estrellado
y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida, que me ha dado tanto
me ha dado el oido que en todo su ancho
graba noche y dia grillos y canarios
martillos, turbinas, ladridos, chubascos
y la voz tan tierna de mi bien amado.

Gracias a la Vida que me ha dado tanto
me ha dado el sonido y el abecedario
con él las palabras que pienso y declaro
madre amigo hermano y luz alumbrando,
la ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la Vida que me ha dado tanto
me ha dado la marcha de mis pies cansados
con ellos anduve ciudades y charcos,
playas y desiertos montañas y llanos
y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la Vida que me ha dado tanto
me dio el corazón que agita su marco
cuando miro el fruto del cerebro humano,
cuando miro el bueno tan lejos del malo,
cuando miro el fondo de tus ojos claros.

Gracias a la Vida que me ha dado tanto
me ha dado la risa y me ha dado el llanto,
así yo distingo dicha de quebranto
los dos materiales que forman mi canto
y el canto de ustedes que es el mismo canto
y el canto de todos que es mi propio canto.

Gracias a la Vida
Gracias a la Vida
Gracias a la Vida
Gracias a la Vida.

[odeo=http://odeo.com/audio/7833793/view]

Maldigo del alto cielo
La estrella con su reflejo
Maldigo los azulejos
Destellos del arroyuelo
Maldigo del bajo suelo
La piedra con su contorno
Maldigo el fuego del horno
Porque mi alma está de luto
Maldigo los estatutos
Del tiempo con sus bochornos
Cuánto será mi dolor.

Maldigo la cordillera
De los andes y de la costa
Maldigo señor la angosta
Y larga faja de tierra
También la paz y la guerra
Lo franco y lo veleidoso
Maldigo lo perfumoso
Porque mi anhelo está muerto
Maldigo todo lo cierto
Y lo falso con lo dudoso
Cuánto será mi dolor.

Maldigo la primavera
Con sus jardines en flor
Y del otoño el color
Yo lo maldigo de veras
A la nube pasajera
La maldigo tanto y tanto
Porque me asiste un quebranto
Maldigo el invierno entero
Con el verano embustero
Maldigo profano y santo
Cuánto será mi dolor.

Maldigo a la solitaria
Figura de la bandera
Maldigo cualquier emblema
La venus y la araucaria
El trino de la canaria
El cosmos y sus planetas
La tierra y todas sus grietas
Porque me aqueja un pesar
Maldigo del ancho mar
Sus puertos y sus caletas
Cuánto será mi dolor.

Maldigo luna y paisaje
Los valles y los desiertos
Maldigo muerto por muerto
Y al vivo de rey a paje
Al ave con su plumaje
Yo la maldigo a porfía
Las aulas , las sacristías
Porque me aflije un dolor
Maldigo el vocablo amor
Con toda su porquería
Cuánto será mi dolor.

Maldigo por fin lo blanco
Lo negro con lo amarillo
Obispos y monaguillos
Ministros y predicantes
Yo los maldigo llorando
Lo libre y lo prisionero
Lo dulce y lo pendenciero
Le pongo mi maldición
En griego y español
Por culpa de un traicionero
Cuánto será mi dolor.

Anuncios