Ayer comentaba con bastante desagrado la actitud de una madre que dejó a su hijo de 5 (cinco) años solito en la casa para irse de vacaciones con el novio…como si fuera una versión de “Mi pobre angelito”.

Hoy me vengo a enterar que es verdad que una marmota aparece cada 2 (dos) de febrero para anunciar el clima…y que se llama Phill. O sea, la peli “El día de la marmota” con Bill Murray, bien puede ser de verdad, no? Lástima que puede ser que esté viviendo este día por enésima vez y no lo sé. Quizás todo eso que hoy me pareció único lo vuelva a vivir el día que le sigue al de hoy, que no sería mañana, sino otro hoy. En fin, difícil de explicar, vean la peli.

 Ver nota

Hablando de repeticiones, esta mañana cometí el mismo error 3 (tres) veces al hilo: queriendo enviar un SMS a mi amiga Carola, sistemáticamente seleccionaba el nombre “Caro” de la agenda…y el SMS nunca recibía respuesta…y yo no entendía como no me contestaba…estaba usando una especie de “código” con el que nos comunicamos…y nada…no me contestaba.

Como a las 2 (dos) horas me di cuenta que quien recibía los mensajes era otra persona, que además estaba enferma. Eso pasa cuando repetimos hábitos…escribir mensaje…enviar…buscar número…agenda…letra “C”…flecha para abajo 1, 2, 3, enviar. Será posible? Hasta para mandar una simple frase hay que pensar…en fin…gajes del oficio…

Tengo reservas en la cabaña y pasajes. Qué me falta? mmmm…nada…no me falta nada…me voy a la montaña por unos días. Necesito descanso. Quizás a la vuelta vuelva a encontrar las ganas perdidas por ahí en los últimos meses.

María, armando el bolso…

Anuncios