Ajustando los calendarios, me parece que no vamos para el carnaval sino para la llamada.

Hemos recibido el año en una especie de “sucursal” de la banda oriental…todos grandes tomadores de mate, escuchadores de Jaime Ros y extrañadores de la cerveza Pilsen.

Los temas tratados antes de la medianoche fueron variados, aunque algunos recurrentes: las papeleras, los aumentos de tarifas de Buquebus, los vuelos de Pluna y EL tema de la noche: los preparativos para el carnaval. Todo bien hasta que alguien dijo: y si en vez de ir al carnaval vamos a la llamada? No, no, se merecía un golpe de sifón. Ponernos de acuerdo con la fecha es más difícil que envolver un triciclo…y si encima tenemos alternativas el viaje no se hace más.

Por las dudas, me hago a la idea de ir al corso de la cortada de Caballito como el año pasado y listo.

Tutu, el video es el que me pediste…ves de lo que te vas a perder? jejeje…qué mala!!! Nooo, capaz conseguimos el permiso…sino…esperemos otros 5 (cinco) añitos…total…el tiempo pasa rápido.

María, planeando carnaval, vacaciones, semana santa y demás…

Anuncios