En todo grupo, los roles se definen casi de entrada y es muy dificil modificarlos luego. Entre amigos pasa algo parecido.
Normalmente soy la que propone el lugar o el tipo de salida y el resto confirma.
Ejemplo:
– Vamos a ver a Pepe Soriano al teatro.
– Voy a ver a Niña Pastori…vienen?
– Soledad Villamil lanza su carrera como cantante…quieren venir?
– Comemos en las terrazas del Marriott Plaza?
– Quieren ir a un Restaurante Danés?
– Vamos al lugar Tailandés?
– Festejamos el día del amigo en el río?
– Tomamos algo en Oriente Express y de paso pedimos que nos lean la borra del café?
Etc, etc, etc.

Hace unas semanas fue mi cumpleaños. Festejé con cada una de las “tribus” a las que pertenezco…menos con unas amigas que, se supone, iban a organizar EL festejo.
Arrancamos con un programa casi ideal: “una obra de teatro que no hayas visto y un restaurante que te guste” fue la propuesta ideal. Algunos inconvenientes para conseguir obra…no importa…nos pusimos de acuerdo. Un problema de salud retrasó algunas cosas. Llegó el día. Saben en qué se transformó aquella salida IDEAL? Me da hasta vergüenza decirlo.
Esta tarde recibí un escueto e-mail que decía: querés ir a ver el último capítulo de Montecristo al Luna Park? QUÉ?!?!?!?!?!?!?!?!?! Me cambian teatro y comida por ver la tele?!?!?!?!?!?!?!?!?! Es eso una devaluación? Espero que sólo haya sido un chiste. Sigo esperando por el festejo.

María, ya se…voy a tener que organizar yo todo…como siempre…
P/D. Si quieren ir al Luna a ver el último capítulo, llamen al 4999-1133. No cuenten conmigo…gracias…;)

Anuncios