Qué difícil contar esta historia sin sentir que es un bochorno.

Este mediodía, después del madrugón por la confirmación, después de la lluvia, me dieron ganas de quedarme en casa. Unas empanadas congeladas, listas para meter al horno podía ser mi salvación.

2 (dos) empanadas de carne y 2 (dos) de pollo. En la tapa decía “Jugosas”. Eso esperaba. Pasaron los minutos de rigor, tomaron cierto color, se “inflaron” y las saqué del horno.

A manera de advertencia decía que no se las debía comer muy calientes. Como buena muchacha obediente, las puse en un plato, las llevé a la mesa y esperé.

Mientras, prendí la tele. Apoyé los brazos a cada lado del plato, creo que ese fue el error, la falta de modales…y…sin avisar, una de las empanadas se transformó en un géiser…arrojando el hirviente líquido sobre mi antebrazo izquierdo. Me dejó “algo” con una forma extraña…una especie de núcleo y un par de ramas como gotas chorreantes. Las ampollas que rápidamente se formaron pese a la aplicación de hielo, manteca y pasta de dientes, están ahora cubiertas por una venda que me separa de todo lo que me toca y me produce dolor. Algunas ya se empezaron a reventar…ando toda pegoteada.

Como para distraerme, me puse a ver “Tres son multitud”. Desde “Viviendo con mi ex” no veía una peli tan mala.

Si mañana alguien me ve con la venda, pretendo que se me ocurra algo mejor que decir “me quemé con el jugo de una empanada”…si alguien me lo cuenta me daría risa. Espero ser ocurrente…aunque lo veo dificil. Por suerte no ven la forma de la mancha…se parece al sujeto verde de Monster Inc…el de la cabeza redonda grande, un ojo en el medio y patas desgarbadas.

En fin…recordé un tema que me dió risa…algo que ver con el hecho tiene…;)

María, comiendo arroz FRIO…

[odeo=http://odeo.com//show/2348800/view%5D

Anuncios