Tranquilamente se podría definir “estafa” como un perjuicio cometido por alguien mediante engaños.

Este finde estuvo plagado de ellas: la de más alto monto: más de 10 millones de dólares que una casa de juegos se niega a pagar a una apostadora…dicen que es un “error de la máquina”. Le ofrecen, a cambio de esa suma, unos mil dólares y le indican que la salida es hacerle juicio al estado…que ellos no pueden pagar semejante monto y que el estado debería hacerse cargo. Entre nos, otra vez el estado, o sea todos nosotros, teniéndose que hacer cargo de deudas que no adquirimos. Así como se prohibe fumar, ya que estamos, que se prohiba apostar y listo.

Hablando de fumar…un tipo no quiso apagar el cigarrillo en una confitería de la Recoleta. El dueño de bar llamó a la policía…cuestión…era un narcotraficante con pedido de captura internacional. Concluímos en que el fumar es perjudicial para la salud, no? O cuanto menos para la libertad, en el caso de este hombre.

Siguiendo con la temática del día…esta mañana, la Coca Cola, me avisaba mediante un e-mail, que había ganado £1,000,000.00. Por suerte apliqué la frase “cuando la limosna es grande hasta el santo deconfía” y me di cuenta que es una de las tantas estafas electrónicas en las que pretenden hacernos caer. Por favor, estén preparados…es raro que ganemos algo por lo que ni sabemos que estamos participando, no?

Y la última fue el Sábado. Recibí un llamado casi implorando: tía, por favor, grabá la pelea de la Tigresa Acuña…estamos en una fiesta de cumpleaños de 15 y mamá se acordó que hoy es la pelea. Ok, no podía decir que no…era deporte. No me gusta el box, pero suelo ser solidaria. (De hecho, durante varias semanas le grabé a Tuti el programa de Criss Angel, el ilusionista de A&E porque sus padres tienen un cable que no tiene todos los canales). No me dieron detalles de canal ni horario…tuve que hacer zapping entre varios canales de deportes. Me quedaba unos minutos en cada uno para ver si decían algo. Cerca de medionoche sólo quedaba un canal transmitiendo box. Me quedé ahí. Vi los 12 asaltos de una pelea malísima, siempre tratando de cumplir el pedido. En eso veo a la Tigresa en primera fila, mandándo mensajes de texto, sonriente, impecable. Me pareció raro que antes de la pelea la dejen estar así nomás, entre el público. No, no, no. Había sido que mientras yo hacía zapping, en 1 minuto y 15 segundos ganó la pelea…y yo no la grabé.
Hubo gente que pagó $500 para ver la defensa del título…y sólo vieron menos de un round. O sea…un poquito más de lo que dura un minuto de silencio.
Para mi, eso también fue una estafa…por lo menos hubiesen hecho que peleaban, no se, algo que justifique el viaje de acercarse al Luna Park, hacer la cola, comprar chupetines y demás.

En fin, mañana ya volveremos al ruedo…espero que de otra manera…

Anuncios