Desde hace unas décadas, gente talentosa, logra hacer comedias musicales sobre casi cualquier cosa…y lo hace exitosamente para mi gusto.

Tal es el caso de Drácula, Dorian Gray, Jack el destripador, Los Borgia, Calígula, etc, etc, etc.

Ya casi arraigada esa temática, me resulta medio extraño el programa de mañana: vamos a ver una comedia musical clásica…Sweet Charity. Será raro no ver atmósferas oscuras poblando el escenario.

Algo más raro aún: mi sobri va a cumplir 13 años y es la PRIMERA vez que invita a un programa de estos a su madre y a mi al mismo tiempo. Creo que hasta ahora tenía una ligera imposibilidad de compartirse…o con la mamá o conmigo. Demostrando que su madurez no pasa sólo por usar sostenes con aro y tener a Toshy como su “amiguito”, ahora también se anima a intentar hacer una salida de 3. Calculo que para fin de año se animará a incluir a papá en la salida.

Tenemos en nuestro haber docenas de espectáculos, pero este, para nosotras, será estreno. Con los nervios lógicos del momento, esperamos ansiosas que llegue la hora de encontrarnos en la puerta, entrar, disfrutar de la obra y salir a comer.

Con un dejo de alivio veo que el tiempo no pasó en vano y los grandes no hicimos un mal trabajo: la nena se está transformando en adolescente, y no tiene tan mal gusto.

Lo único que espero es que no use todo el maquillaje que tiene en una sola postura. Tiene permitido ponerse una ligera sombra sobre los párpados…pero en la oscuridad…y con el apuro…espero que no parezca Vanessa Show.

De paso, un regalo: una parte de una de mis comedias favoritas. Tiene casi 15 años, pero me sigue fascinando como la primera vez que la vi en el Luna Park.

María, recordando los inicios de la actriz del momento…;)

[odeo=http://odeo.com/audio/15931333/view]

Anuncios