El viernes al mediodía fui a una muestra de cortos. (cortos=películas cortas…no los confundamos con pantalones cortos, eh?). Son pequeñas películas que cuentan una historia, usando diferentes técnicas.

Uno de España usó la actuación de actores; el de Brasil combinó la animación de dibujos con escenas que aparecían en un dibujado televisor, y así diferentes técnicas. Todos hechos por chicos que van al colegio…algunos de primaria otros de secundaria.

Del que les voy a hablar es del que hicieron los chicos de segundo año del Polimodal. Arrancaba con una maestra de pre-escolar contándoles a sus alumnitos la historia de un circo que recorría el mundo y llegó un día a un pueblito de Chaco llamado Presidencia Roque Saenz Peña. Recuerdo ese lugar porque cuando era chica solíamos ir algunos inviernos…tenían unas piletas de aguas termales que, decían, tenían poderes curativos. Los chicos no teníamos permitido el acceso, así que me limitaba a ver “curarse” a los grandes. Continúo. Una noche, el elefante se dió cuenta que eso que llevaban no era vida y se empezó a replantear todo. Contradiciendo aquel cuento Sufí que dice que los elefantes se encuentran sujetatos a la tierra por una estaca pequeña y que nunca se zafan de ella porque recuerdan que cuando eran chiquitos lo intentaron un par de veces y como no pudieron dejaron de intentarlo, el elefante de este cuento fue perseverante. Pese a todo intentó, intentó, intentó. Convenció a la elefanta y se marcharon…teniendo la buena suerte de mezclarse con la vegetación del lugar…empezando a formar parte de un habitat bastante parecido al que ellos recordaban de Africa. Les cuento que en los meses de verano, no se si será como el continente negro, pero les aseguro que ni las iguanas salen de sus nidos por el calor abrazador de esa zona.

Las escenas finales muestran a los elefantes, muy felices, caminando por entre los árboles de esa selva, viviendo felices.

Casualmente recién leí en el periódico que, desde hoy, están prohibidos los animales en los circos!!!!!!! Habrá tenido algo que ver aquel corto o será pura lógica nomás?

Por lo que sea, me alegro mucho…dejemos a estos hermosos animales vivir en paz y el libertad. Seguramente, si alguno tiene la fortuna de verlos en su lugar natural, seguramente tendrán los ojos menos tristes que los que tienen los 3 (tres) elefantes a los que le arrojamos comida en el zoologico local.

María, respetando el reino animal…

Anuncios