Por qué los efectos adversos de la ingesta de bebidas alcohólicas son pocos y comunes a toda la raza humana?

Me vecina, la de la mala bebida, regresó de una cita con su enamorado. Ambos con varios tragos encima. Se produce en ellos una metamorfosis a la que ya me tienen acostumbrada.

1. Entran a la casa riendo y cantando a viva voz algún bolero o tango. Al principio cantan a dúo…al rato cada uno va por su lado.
2. Se dedican temas, recordando momentos felices, los invade la nostalgia.
3. Unos instantes de silencio. La tristeza de las letras o simplemente la lógica, los hace discutir por algo sinsentido. Puede ser qué él no sepa la hora o que ella se haya olvidado de hacer alguna llamada y ya es tarde.
4. Luego ella llora y lo echa del departamento.
5. Él no se quiere ir, o mejor dicho, no se puede ir…apenas camina…tambalea y se lleva por delante el mobiliario.
6. Efectúo la llamada de rigor. Casi sin introducción cada noche repito la misma frase “señora, desea que llame a la policía?”. Deja el lamento de lado, se pone seria primero y amable después. Me agradece la preocupación e insiste en que todo está bien.
7. Se llaman a silencio. Ignoro que hacen, pero lo hacen en silencio.

Muchas veces leí que el alcohol desinhibe…pero me parece que eso es muy amplio. Para mi, sólo les da ganas de cantar. Nunca los veo bailando ni zapateando, ni recitando poemas de Neruda o haciendo algo para lo que normalmente se encuentren inhibidos.

Debería probar con un trago fuerte mañana…yo no canto ni en la ducha.

María, buscando silencio para poder conciliar el sueño…

Anuncios