Si, amigos, así es…mienten. Y no lo digo por las vedettes/actrices devenidas en candidatas a diputadas…no, no, lo digo por las que hasta hace poco parecían creíbles.
Hace un par de meses volví a ver La señorita de Tacna, esta vez con Florencia Raggi. Me resultó creíble su mala en la obra, así que decidí hacerle caso y probar el dichoso shampoo que hace que no se le caiga el pelo. Bueno, conclusión…el pelo no queda en la almohada…queda en el peine, cepillo, piso, bañera, etc. Después leí con atención la letra pequeña: evita la caída por quebradura…y claro…yo no estoy quebrada…así que no sirvió. El frasco se unio a los otros frascos en lo que se podría llamar colección inútil de productos para evitar la calvicie.
Si bien no es de mis actrices favoritas, pero como parece que tiene onda, le hice caso a Julieta Díaz. Caspa no tengo, pero nunca se sabe. Como corresponde, compré el frasco que casi garantizaba un pelo lacio. Ojo, no esperaba lacio-lacio, pero con que uno que otro rulo deje de ser indomable, me conformaba. Lo positivo…sigo sin caspa. El frasco está al lado del de la mujer de Repetto.

Conseguí una crema para cabellos rebeldes e indisciplinados. Si, si, como leen. Primera vez que uso la palabra disciplina para expresar un deseo capilar. Si bien ninguna estrella la promocionaba, tampoco dió resultados.
Y acá me tienen, con los rulos alborotados de siempre, víctimas de la estática, de la humedad, de la rebeldía, de la indisciplina, intentando en vano que el reiki pueda hacer algo.
En un acto de desesperación volví a la peluquería. Giorgio de la vuelta de casa. La tijeras llegaron de la mano de Angel. Negro…con bata de bambula turquesa con martingala. Creo que voy a volver a las manos de Tony…rulos no voy a tener…recuerdan que me dejó casi pelada? Bueno, estoy a un paso de volver a su salón.

Otras veces les he pedido colaboración…me han dado ideas…lástima que ninguna sirve. Igualmente, si quieren, sigan participando.

Luz, Paloma no apareció…creo que sigue armando portalámparas.Balestra, compré el hydraloe…debe servir para cabellos largos.

Hasta la próxima

María, rebelde e indisciplinada

Anuncios