Hola a todos.

Debemos reconocer que este otoño se está comportándose tal como corresponde: muuuuuucha humedad. Esta mañana, en medio de una reunión un tanto aburrida, me asomé por la ventana para ver el río. No se veía ni el edificio de IBM…parecía Londres. Igualmente seguí intentando ver a través de la ventana. Me quedé con la mirada “perdida” hasta que me percaté que en el vidrio aparecía mi reflejo. ¿Recuerdan que me corté el pelo el Viernes 15 de Abril? ¿Y que aparecieron, no se de donde, unos rulos indomables? Bueno, imagínenselos con humedad. Intenté en vano aplacarlos…no se puede…tienen vida propia. Apoyé la mano sobre el vidrio mojado, cual tema de Los Iracundos, cuando tenía suficiente agua me la pasaba por el pelo. Todo esto sin dejar de prestar atención a la charla sobre principios de la arquitectura del software. Resultado: parecía que una vaca había pasado su lengua por un mechón de la frente…y que con el aliento tibio le hubiese dado mayor volúmen a la zona superior. Después de un rato desistí de toda acción, se prendió el aire acondicionado y el viento generado empezó a darle otra forma, más dificil de manejar, si eso fuera posible. Nada me amilana. Fui al baño, llené el lavabo y me di una especie de bautismo del Ganges. Me chorrée la remera, pero no importa, el sweater tapa todo. Con ansiedad esperé la salida. Las 15 cuadras que me separan del salón de Giorgio se hacían interminables. En vano me apuré. Un enorme cartel de “NOS MUDAMOS” tiró por tierra la única esperanza de encontrar a Silvana, mi estilista de confianza, la que está estudiando peluquería, se acuerdan? Recorrí la lista de nombres y re-ubicaciones. Mabel, la depiladora, ahora atiende en la casa. Roxana y Antonio están en el local de Cabildo y Maure. Sabrina y Oscar están en Santa Fé 3048. Pero no hay huellas de Silvana.Las alternativas no son muchas:
– No hubo lugar donde reubicarla
– Me olvidé del nombre y realmente no se llamaba Silvana
– Volvió a su anterior trabajo en la fábrica de portalámparas, tarea que según ella hacía muy bien.
Sea cual fuera la respuesta, sentí horfandad y abandono. Qué hago con las ampollas que me vendió para que las usara por 4 (cuatro) meses y lograr así el hecho mágico del crecimiento capilar? Nunca me explicó como se aplican y al ser “sólo para uso profesional” no vienen con indicaciones. Me mató. Apelo a vuestra solidaridad para varias cosas:
– Toda persona que pase por un local de Giorgio, entre, exponga la realidad de la sucursal cerrada y pregunte si una Silvana, con anteojos mitad blanco y mitad negro, con habilidades en el armado de porta-lámparas se encuentra en el local.
– Entren a otras cadenas de locales de peinados y pregunten si han tenido alguna incorporación en la última semana que responda a las caracterísiticas mencionadas.
– Lunes 20 de Junio. Entren a TODOS los salones de belleza que les sea posible. Si en alguno están festejando un cumpleaños, pregunten si se trata de Silvana. Creo que cumpliría 19 ó 20 ese día.
– Alguno con mucho coraje, se anima a hacerme un corte? No creo que sea tan dificil…- Si alguien tiene habilidades de dibujante, les paso una descripción y me hace un “retrato hablado”? Después la pasamos en “Búsquedas de personas”…en ATC.
– Me ayudan a imponer la moda de sombreros, gorros o similar que permita “sujetar” un pelo escaso, corto y con mucha estática?- Prendamos las estufas TODOS al mismo tiempo, quizás sequemos el ambiente…

Amigos, por favor, ayuden a encontrar una solución.
No sean tan negativos…algunos de los pedidos no son mucho…y merezco cierta deferencia de su parte en el estado del arte en que me encuentro…SITUACIÓN INSOSTENIBLE!!!! Help!!! No quiero caer en manos de Tony nuevamente…prefiero parecer el negro de Patrulla Juvenil a quedar como la cancha de River el día siguiente al corte semanal.

Les mando un beso

María, lista para ir a Junín y Corrientes…El Mundo de las Pelucas…

Anuncios